La columna de El Profe: La Junta… “Porque viene el cuco y te comerá”

us capitol us pr flags wmPor: Héctor Pérez, periodista y profesor universitario

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes“.

Khalil Gibran

Durante meses nos asustaron con el cuco que venía y nos comería. Tal como aquella canción de cuna que nos reclamaba que nos durmiéramos que el cuco nos comerá. Todas las semanas venia un cuento nuevo de cómo sería el cuco o mejor llamado Junta de Supervisión (quizás lo recuerde mejor como Junta de Control Fiscal).

Como un gran cuento de cuna, los políticos nos metían miedo de cómo esta llamada junta nos comería y nos pedían que nos durmiéramos para que no nos comiera. Nos hablaban de las barbaridades de ser atacados por esta junta y que la culpa la tenía el gobierno de turno o el pasado. Mucho se hablaba y nadie sabía a ciencia cierta que trae esta junta.

Solo que sería una con el control completo de las finanzas de Puerto Rico.

Recuerdo que algunos conocedores comparaban la situación de la isla como la de un hijo que chocaba el carro del papa y quien tenía que pagar los daños era el padre. Aludiendo a Estados Unidos era responsable de todo lo que mal gastaron los hijos acá en la isla tropical. Ese era uno de los cuentos de miedo que escuche y que utilizaban los políticos para tirar la culpa de un lado a otro.

Todos mueven la braza a su sardina y claro está, como decían los gobernantes pasados: “Yo no tengo la culpa de haber gastado millones de dólares del presupuesto de mala forma”.

mojito beach abierto ya

La canción de cuna, la que hago referencia me recuerda como los mismos políticos te la cantaban para que te durmieras, pensando que todo pasaría sin mayores y que siguieras votando por ellos para que te protegieran de ese cuco. El país se durmió, todos nos dormimos pensando que al otro día nos levantaríamos sin tener el problema fiscal que dejamos antes de dormir.

La canción nos hizo efecto, nos acostamos y como una metáfora terrible, la tarde del Jueves Santo comenzaron a llegar los primeros informes de lo que sería la llamada junta de supervisión. Esa misma noche del Jueves Santo, Judas entregó a Jesús con un beso y esa misma noche el Congreso nos dio un beso con el borrador de lo que sería la muy comentada junta.

Como si se tratara de una estrategia bien hecha y utilizando los días festivos, nos envían este borrador para aterrorizarnos y casi crucificarnos el Viernes Santo como fuera en los tiempos de la antigua Roma.

Casa Mia banner 1 b

Solo que en este cuento, Puerto Rico no va a resucitar el domingo, ni el próximo, tardarán muchos domingos antes de resucitar (dicen que como cinco años).

Como es un fin de semana de feriados, muchos políticos, legisladores, analistas, “vela güiras” y otros, estaban offline y los cogió con los pantalones abajo.

Tremenda oportunidad tienen para poder leer bien el borrador y el lunes comentar como todo un gran filósofo de las letras y leyes. Este borrador pareciera el libro de Don Quijote y todos los amigos políticos están como locos buscando el compendio para poder entenderlo. Veremos las versiones del borrador y como movemos la braza para la nuestra sardina.

Como me dijo un economista hace un tiempo, esta Junta de Supervisión es la luz al final del túnel, pero esa luz que vemos es un tren que viene para encima de nosotros.

¿Valdrá la pena que votemos por un gobernador, que a todas luces estará de vacaciones en la calle Fortaleza #1? ¿Debemos votar por una legislatura que no podrá cambiar mucho el presupuesto y quién sabe si tendrá que recortar?

De algo estoy bien seguro, es que una vez gane quien gane la gobernación, no habrá espacio para contrataciones de amiguitos en las agencias, a menos que despidan a los que metió el gobierno de García Padilla y metan a los que entran.

Se acabó el tiempo de favores políticos y el inversionismo político para acomodar a los “amigos del alma” en las agencias.

De este cuco no nos salva nadie.

Si usted está quemando tenis en las calles por algún político, sepa desde ahora que lo más probable se quede con las tenis quemadas y sin trabajito en el gobierno. No importara las noches que usted dejó por ese candidato, tampoco importara los pasquines que haya puesto y mucho menos la gente que haya convencido para votar por su amigo el legislador. No habrá trabajo para usted y probablemente no lo habrá para algunos que están en las agencias

Aquí no hay tribunal que lo defienda… No hay presupuesto para sentarlo a usted en un escritorio a velar el reloj de ponchar para irse a su casa.

Ese es el verdadero cuco que usted no pensaba iba a venir. Piénselo bien antes de jurar que le darán trabajo, ya que eso se quedó en el pasado. Ni piense que le van a devolver su aportación al partido con un gran contrato ya que hasta eso lo eliminaran.

Si, llegó el cuco y si también nos comió. Por si acaso, les dejo una versión de la canción del cuco que me encontré en la red. Quizás no es la que usted recuerda, pero es la que se aplica a nuestra realidad actual.

“Duérmase pequeño, duérmaseme ya,

Porque viene el cuco y te comerá,

Duérmete mi niño duérmete mi amor,

Duérmete pedazo de mi corazón.

Piensa que este infierno se terminará

Y que cuando amanezca nada será igual.

Sueña que no has muerto,

Sueña que es real.

Duérmete pequeño,

Duérmeteme ya…”

 Como diría mi amigo Rafa Bracero… Continuaremos…

 

Nota del Editor: El autor publica esta y otras columnas en su blog El Profe.

La columna de El Profe: Se pierde la memoria histórica en los medios

memoria historia saramagoPor: Héctor Pérez, periodista y profesor universitario

La historia se repite. Ese es uno de los errores de la historia.

Charles Darwin

Los cambios en los medios han sacado mucha gente de las redacciones y con esos cambios han eliminado una parte importante del grupo de trabajo que labora… La memoria histórica.

La memoria histórica en los medios, no es nada más que esa persona que por sus años de trabajo recuerda momentos importantes en la historia periodística y que no los conseguiría nadie en Google. Ese minuto histórico que solo un periodista de experiencia puede recordar. Aquellos momentos que a pesar de marcar un momento en la historia, no son fáciles de conseguir en un buscador por internet.

Aquí es que se separan los jóvenes que cuestan poco a la empresa versus los experimentados periodistas que conocen los momentos históricos de la vida de un pueblo.

Esta semana de muchos acontecimientos históricos, se demostró una vez más la necesidad de la memoria historia en las redacciones de los medios de comunicación en el país. Comenzando con la visita del Rey Felipe VI, que aparte de los escándalos por el majestad con “G”, que no tiene perdón de nadie, aunque Cervantes en un momento de su vida lo escribiera así, la realidad es que en este momento de nuestra vida se escribe con “J”. Para salir de ese lío rápido, no hubo supervisión en la transmisión del evento. Felicidades, eso pasa cuando quieres economizarte 10 dólares y sacas al corrector.01-10-16 aquaviva domingos bbq

Pues volviendo a la llegada del Rey, todo fue muy bonito, el tan llamado protocolo que fue roto precisamente por los mismos reyes. Algo que faltó con toda esta cobertura mediática, fue ese reportaje histórico donde recordaremos la visita del Rey Juan Carlos y todo el dinero que se gastó en ese momento.

Recuerdo el dineral que se gastó arreglando el expreso Baldorioty de Castro, que para ese entonces era una avenida. Quién olvidaría las maderas que compraron para tapar la sub estación de energía eléctrica y por supuesto la pintura de la verja del residencial Luis Llorens Torres.

Es posible que alguno que otro periodista lo mencionara en su redacción. Alguno habrá hecho el intento de hacer la nota, pero la memoria es corta y más en las redacciones jóvenes que hay en los medios. No le dieron importancia a algo que muy bien serviría de marco histórico.

Las redacciones sacaron las memorias históricas. Son muy caras y necesitan alguien que escriba en Facebook o en Twitter. Los medios están en las malas, según aseguran los directivos de los noticieros, pero sacar un periodista experimentado de una redacción para recostarse de lo que aparezca en Google es un error mayúsculo.

Mi segundo punto en que una buena memoria histórica podría haber sido de provecho, fue precisamente el momento de destitución de la Miss Universo de Puerto Rico. Nadie recordó a la primerísima Ana Santisteban, y qué hubiera hecho doña Ana, que situaciones paso mientras era la tenedora del concurso.

Claro, en su mayoría eran jóvenes “missiólogos” que no habían nacido cuando se hacían esos concursos maravillosos. Lo repito, sacar los reporteros históricos de la redacción es el peor error pero este medio es movido por dinero.

Por último, la muerte de expresidente del Senado, Don Miguel Hernández Agosto, marcó rápidamente la falta de esta memoria histórica en los medios de comunicación.

Notificaron la muerte y rápido no se sabía qué hacer.

Buscaron en Google y pusieron lo primero que apareció en Wikipedia.

Casa Mia banner 1 b

Rápido buscaron reacciones de políticos de moda que están en la actualidad, pero fueron pocos los medios que buscaron reacciones de senadores de esa época donde el Senado era un máximo foro de ideas.

Olvidaron a Marcos Rigau, Doña Velda González, Héctor Luis Acevedo y muchos otros que compartieron con Don Miguel el senado de la época. Todos ellos podían dar fe de cómo se trabajaba en el Senado de esa época.

Don Miguel Hernández Agosto debe ser recordado por muchas anécdotas más allá del video de la trifulca Romero-Hernández Agosto.

Bajo la presidencia de Don Miguel Hernández Agosto, el Senado se convirtió en un tribunal investigativo con las vistas del Cerro Maravilla. Hasta ese entonces en el Congreso se hacían investigaciones que terminaban en radicación de cargos sobre sus investigaciones.

Don Miguel trajo ese concepto donde a diario había una transmisión de las vistas y fue el programa número uno en la televisión de Puerto Rico. Usted podía estar o no estar de acuerdo con las vistas, pero la realidad era que no se las perdía.

Fue Hernández Agosto quien trabajo la Ley de Violencia Doméstica que es muy utilizada en la actualidad.

Sin embargo, los escándalos no estuvieron ajenos a él, como el olvidado jacuzzi en su oficina.

Para detalles como este hay que tener reporteros experimentados con una base histórica y que pueden aportar a las investigaciones diarias.

Cuando hablamos de las canas en una redacción o las memorias históricas en una redacción, hablamos de ese importante periodista que tiene los detalles que no se consiguen en Google. Los medios estamos condenados a repetir la historia.

Nota del Editor: Este y otros escritos, los encontrará publicados en el blog El Profe que mantiene el profesor y periodista Héctor Pérez.

Me quito o no me quito…

La campaña #yonomequito ha levantado controversia y las reacciones no se han hecho esperar.

La campaña #yonomequito ha levantado controversia y las reacciones no se han hecho esperar.

“Rendirse ante la adversidad es mostrarse de su parte” – Diego de Saavedra Fajardo

Por: Héctor Pérez

Otra campaña más que busca quitar el pesimismo de la gente que está en nuestra isla. Esta vez la campaña #yonomequito (yo no me quito) busca animar a las personas que no se han ido aun de la isla a darle valor para que se queden. Interesante cuando tienes que hacer un movimiento para animar a la gente a quedarse en Puerto Rico.

Como si se tratara de ánimo el decidir quedarse o no quedarse. La realidad es otra. Las familias se mudan a los Estados Unidos, no por que se quieran quitar, se mudan porque tienen que buscar la forma de alimentar a sus hijos, a su familia, a ellos mismos.

Es más interesante cuando vez que las personas que promueven el movimiento, sin querer criticarlos, son personas que actualmente trabajan y tienen su buen sueldo. Pregunten a una persona que lleve un año desempleado o quizás más tiempo sin trabajar que opina. Es posible que esos mismos que apoyan el movimiento pensaran de otra forma si no tuvieran trabajo por más de un año o tal vez no encuentren empleo en donde estudiaron.02-27-16 aquaviva UNNA

La situación no está fácil para las personas que vivimos en esta isla. Es bonito tratar de criticar a los que se van de la isla desesperados por la falta de recursos, pero cuántos se han puesto en su lugar. Pregunte a alguno que se esté embarcando cuánto tiempo lleva sin trabajar… Pregunte la razón por la cual se va.

Es bonito criticar a los que se van… Pero, ¿Y si usted no tuviera trabajo? ¿Criticaría de igual forma? No hay trabajo y eso lo sabemos todos. Para las personas que están empleadas es fácil decir que esta gente es cobarde y se va al ver los primeros vientos del huracán.

Vivir con el agua más arriba del cuello no es fácil, los meses pasan rápido y las cuentas llegan puntuales. ¿Cómo podemos alimentar a una familia cuando el salario es “0”?

No me vengan con el cuento de la tarjeta de la familia, ya que esa ayuda no es para todos y es solo un alivio, no es para cumplir con todas las necesidades. Una familia común no tiene la tarjeta de la familia. Es ese momento cuando la noche pasa lenta y el sueño no llega, que te das cuenta que hay empleos en otros países y aquí no lo hay. Te encuentras con la realidad de que la casa la perderás y a nadie le va a importar, ya que a los bancos no le interesa nada de usted. Ellos lo que buscan es cobrar y nada más.

Cuando abres la nevera y solo está el galón de agua y está a mitad, recuerdas que no tienes para hacer compra.

Miras por la ventana y vez el anuncio “Yo no me quito” y te dan deseos de ir y pegarle fuego al letrero. No se trata de valentía, no se trata de ser cobarde, no se trata de comodidad, hablamos de necesidad, de comer, de darle lo mejor a una familia que mira con desespero qué comer.

Esta campaña viene a desunirnos de nuevo. No basta con los problemas diarios que ya enfrentamos para que alguien con ideas fabulosas y sueldos por las nubes invente este movimiento para hacer crecer el odio hacia la humanidad. ¿Qué saben los que promueven este movimiento del hambre que se pasa en sus hogares?

Casa Mia banner 1 b

Encima critican a los que se quedan sin trabajo y consiguen un mejor futuro en Estados Unidos.

Lo siento, pero veo este movimiento como uno de odio para el que no tiene otros recursos y quiere irse a darle lo mejor a su familia. Hagamos una mejor campaña, “yo te daré trabajo” y veremos cuantos se unen. Así veremos cómo la gente se motiva a quedarse y trabajar por su país.

Sobre el autor:

Héctor Pérez es periodista, profesor universitario, escritor, investigador y pensador. Expresidente del Overseas Press Club. Este y otros escritos, los encontrará en su blog El Profe.

 

Historias relacionadas:

La columna de Iván: #yonomequito… Un gran lema para una campaña sin sentido