Iván comenta: Siembra de nubes versus la Naturaleza

siembra de nubes

Uno de los aviones que se utiliza para la llamada siembra de nubes (Archivo).

Por: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA-AAA

Mucho se ha hablado esta semana del experimento de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) de inyectarle yoduro de plata a las nubes para intentar producir lluvias. El proyecto que muchos han llamado “siembra de nubes”, tiene una probabilidad de lluvia, según indica sus propios proponentes, de un 23 por ciento. Meteorólogos del Servicio Nacional de Meteorología han dejado claro que un día normal en Puerto Rico, la probabilidad de lluvia es de un 20 por ciento.

Los datos que proveyó públicamente el ingeniero Alberto Lázaro, acerca del costo de $66,500 mensuales, sin incluir el costo del combustible, tiene que preocuparle al país.

Este experimento o proyecto comenzó a espaldas del país y tal parece que a espaldas del gobierno y del Servicio Nacional de Meteorología, según se infiere de las expresiones de estos funcionarios. Además se da, en momentos en que atravesamos una crisis económica seria, donde aún no se han pagado todos los reintegros, no se pagaron las obligaciones con los acreedores, se habla de aumentar la tarifa del agua y de los problemas económicos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).aquaviva weekend 2

Resulta altamente contradictorio que el ingeniero Lázaro diga que esto se ha hecho en otras partes del mundo, sin embargo, en California hay una sequía extrema y una falta de agua bastante aguda. Además, en otros países del mundo hoy, sufren también los embates de la sequía, no obstante no escuchamos nada, ni de California ni de los demás que se haya hecho un experimento como éste, o si se realizó no se han visto resultados positivos.

Pero éste fin de semana, la naturaleza se lució. Decidió demostrarle al presidente de la AAA quién verdaderamente crea la lluvia. Desde el sábado comenzamos a ver reportes de alguna lluvia en el área metropolitana.

El domingo, la precipitación en la cuenca de los embalses Carraízo y La Plata, según la prensa, fue de tres y una pulgada respectivamente. Obviamente no es suficiente para llenar los embalses, o para por lo menos aliviar un poco el racionamiento, pero si pudiera ayudar a generar la humedad suficiente para que se siga generando lluvia en estos sectores que tanto la necesitan.

Es hora de dejar a un lado el jugar a creernos dioses y comenzar a planificar la forma en que vamos empezar a darle mantenimiento a esos embalses para evitar futuros racionamientos.

Proyecto de “siembra de nubes” puede perjudicar al Oeste de Puerto Rico

Dr. Arturo Massol Deyá, portavoz de Casa Pueblo y profesor del RUM (Foto Twitter).

Dr. Arturo Massol Deyá, portavoz de Casa Pueblo y profesor del RUM (Foto Twitter).

MAYAGÜEZ: El portavoz de la organización ambientalista Casa Pueblo, doctor Arturo Massol Deyá, cuestionó el viernes la efectividad del proyecto de “siembra de nubes” que se está considerando para mitigar la sequía que está afectando a parte de Puerto Rico, alegando que el resultado del mismo puede ser negativo para la parte occidental de la Isla.

“El hecho de que lo podamos hacer, y haya avances en la ciencia… La pregunta es sí debemos hacerlo. Humedad que se remueva de la atmósfera, es humedad que no va a llegar a otro lugar. Así que ya, de por sí, se levantan ciertas banderas”, dijo Massol en una entrevista radial (WAPA Radio).

De acuerdo con Massol, quien es profesor de Ecología y Microbiología en el Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico, dijo que aunque reconoce que la parte este de Puerto Rico necesita lluvia, “la humedad que se remueva de la mitad este del país, no va a llegar a la parte oeste”.aquaviva weekend 2

“Nos podemos quedar “sin la soga y si la cabra”. La mitad oeste del país todavía tiene bosques que alimentan ríos con caudales saludables que llegan a los embalses Caonillas, Dos Bocas y desde allí se mueven por el “Supertubo” 100 millones de galones de agua”, explicó.

Massol Deyá recordó que dos terceras partes del país no están en racionamiento.

“Ese espacio del cielo no puede ser una oficina de gobierno. No puede ser una corporación de una compañía que decide qué se hace con el cielo de todos y de nadie. Eso debe tener, por lo menos, una deliberación pública, donde la gente participe y decida si esa es la mejor de las alternativas para enfrentar la sequía”, argumentó.