Acuerdo entre la Universidad de Illinois y el COLEGIO para desarrollar proyectos de recuperación de desastres y resiliencia comunitaria

MAYAGÜEZ: El Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM) formará parte de un acuerdo colaborativo con la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, para desarrollar iniciativas educativas e investigativas en la recuperación de desastres naturales con enfoque en la resiliencia comunitaria. El proyecto cuenta con una subvención de $750 mil, otorgada por el Instituto de Alimentos y Agricultura (NIFA) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Así lo dio a conocer el doctor Luis F. Rodríguez, investigador principal de la propuesta, quien es catedrático del Departamento de Agricultura y Bioingeniería de la Universidad de Illinois, entidad que recibió la asignación. En representación del RUM, participan como colaboradores los doctores Luis R. Pérez Alegría, del Departamento de Ingeniería Agrícola y Biosistemas; y Nelson Cardona Martínez, del Departamento de Ingeniería Química. Igualmente, los acompaña la profesora Luisa Seijo Maldonado, del Departamento de Ciencias Sociales y directora del Instituto Universitario para el Desarrollo de las Comunidades (IUDC).

El grupo trabajará directamente con varias comunidades puertorriqueñas como Juana Matos, en Cataño; y el barrio Guayabota, en Yabucoa. La alianza permitirá que tanto los estudiantes del recinto mayagüezano de la UPR, como los de Illinois en Urbana, colaboren, a través de cursos y programas educativos, en el desarrollo de estrategias y planes para fortalecer la infraestructura, y ayudar a las comunidades a prepararse de cara a posibles eventos catastróficos, como los ocurridos en tiempos recientes por huracanes y terremotos.

“Estamos ante una nueva oportunidad que nos concede el USDA para colaborar con el Recinto Universitario de Mayagüez y también con la entidad comunitaria Caras con Causa, cuya labor ha sido constante en Juana Matos, al igual que en otros sectores. Nuestro trabajo se enfoca en el área de desastres y cómo recuperarnos de estos en una forma más resiliente en el futuro. Parte del esfuerzo, incluye recobrar los recursos esenciales como el agua y la energía, luego que ocurre el suceso, cuando es muy difícil tener acceso a estos”, explicó el doctor Rodríguez, gestor de la propuesta y embajador de la diáspora boricua en Illinois.

Por su lado, el doctor Pérez Alegría destacó que esta dinámica de cooperación comenzó hace más de una década, producto del interés compartido con su colega radicado en Estados Unidos, de proveer experiencias colaborativas a sus estudiantes con sus pares, de manera que comparen sus respectivos entornos y busquen alternativas a desafíos en conjunto.

“El objetivo es que los alumnos puedan analizar distintos retos y presentar soluciones que se sostengan a través del tiempo y que permitan apoderar a las comunidades para que, a su vez, estén adiestradas en cómo diagnosticar y resolver esas situaciones, o simplemente buscar recursos que les ayuden a solucionarlos de forma sostenible”, indicó el catedrático colegial.

De igual forma, la profesora Seijo Maldonado resaltó los beneficios de contar con un equipo de trabajo multidisciplinario que se nutrirá de las destrezas, experiencias, retos y logros comunitarios en el proceso de aprendizaje enseñanza, que forma parte de la metodología de investigación y acción participativa utilizada en el IUDC, entidad del RUM con una trayectoria de casi 20 años dedicada a incentivar la calidad de vida de las y los puertorriqueños que viven en sectores de desventaja social y económica.

“Ese intercambio entre la sabiduría popular y el conocimiento científico genera un nuevo conocimiento. Queremos formar estudiantes que estén preparados para reconocer la transformación social, el desarrollo de nuevas tecnologías, de diseños y modelos que respondan a los retos que vivimos en el mundo contemporáneo, como los eventos atmosféricos, el cambio climático y una agricultura sostenible. Esta experiencia nos ofrece esa oportunidad”, reiteró la educadora.

El presidente de la UPR, doctor Jorge Haddock, destacó la importancia que tiene esta alianza para el proceso de aprendizaje de los estudiantes, así como para las comunidades.

“Desde el principal centro docente y científico de Puerto Rico, estamos convencidos que este acuerdo brindará experiencias multidisciplinarias a nuestros estudiantes y profesores. Igual de importante es la aportación que se gestará desde la academia para el máximo desarrollo y fortalecimiento de nuestras comunidades. Confiamos que los resultados serán ejemplo para otras instituciones a nivel local y global”, afirmó Haddock, al distinguir el compromiso del doctor Luis F. Rodríguez, investigador principal de la propuesta, y demás miembros de la facultad para el desarrollo del proyecto.

Por su lado, el rector del RUM, doctor Agustín Rullán Toro, felicitó al grupo investigativo y les deseó el mayor éxito en la encomienda que realizan.

“Nuestro Recinto se enorgullece de contar con recursos humanos de alto calibre y valor, expertos en sus disciplinas y unidos en gestas como estas que salen de las fronteras del salón de clases para impactar a nuestra sociedad puertorriqueña. Estamos sumamente agradecidos con el doctor Luis F. Rodríguez, de la Universidad de Illinois, por contar con nuestros investigadores y estudiantes para colaborar en este relevante proyecto para nuestro estudiantado y para el país”, puntualizó.

Dos profesores de Estudios Hispánicos del RUM reconocidos por el PEN Club de Puerto Rico

MAYAGÜEZ: Los doctores José E. Santos Guzmán y Jaime L. Martell Morales, del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM), cosecharon importantes logros en sus carreras y para el Departamento de Estudios Hispánicos, donde dictan cátedra, al destacarse este año en la categoría de Ensayo del Certamen Literario que auspicia el PEN Club de Puerto Rico Internacional.

Santos Guzmán recibió el Premio Nacional de Ensayo 2019 por su obra Al margen, la glosa; mientras que Martell Morales, obtuvo una mención honorífica en la misma categoría, por el libro titulado Edgardo Rodríguez Juliá y el nacionalismo culturalista. Estas distinciones fueron otorgadas el pasado mes de enero de 2020.

La entidad hizo el reconocimiento a ambos catedráticos del RUM, como parte de la edición anual del evento, en el que participaron 48 libros publicados durante el 2018. Otros géneros literarios representados incluyeron: Poesía, Literatura para Niños, Literatura Juvenil, Cuento, Microcuento y Novela.

El doctor Santos Guzmán explicó que su obra conforma una extensa compilación de sus ensayos investigativos de temas literarios de España. Comentó textos de la autoría del gran escritor de la máxima obra novelística El Quijote de la Mancha, don Miguel de Cervantes Saavedra, así como los españoles Lope de Vega, Benito Jerónimo Feijoo, Gaspar Melchor de Jovellanos, Francisco Cabarrús, Pablo de Olavide, Benito Pérez Galdós, José Ortega y Gasset, y Eduardo Mendoza.

“Al margen, la glosa fue un libro que surgió de la urgencia. Cuando el huracán María pasó, destruyó mucho de mi temple y produjo en mí un enorme sentido de desolación. No sentía paz, ni tenía dirección. Para ocupar mi mente en algo, pensé que sería una buena idea reunir varios ensayos académicos que estaban dispersos en revistas en un volumen para que estuvieran accesibles para otros investigadores y para los estudiantes. En la tarea, de volver a leer lo que había escrito años atrás, sirvió un poco como aliciente, y me ayudó a retomar el camino, como se dice”, afirmó el catedrático, quien enseña desde el 2004 en el RUM.

Por otro lado, el doctor Martell Morales abundó sobre el contenido de su libro que gira en torno a Rodríguez Juliá, uno de los escritores puertorriqueños que ha publicado una obra monumental en los géneros de la crónica, la novela y el cuento.

“Este reconocimiento que el Pen Club de Puerto Rico Internacional le otorga a mi publicación, corrobora que es posible, y fundamental, ofrecer lecturas que se aparten del consenso crítico del que ha sido objeto la obra de un escritor, y el autor mismo. Guardé este libro durante años y hoy, con la mención honorífica otorgada por esta entidad tan respetada, corroboro que era el momento oportuno para darlo a conocer”, expresó el catedrático, quien fungió como director de Estudios Hispánicos desde 2005 hasta el año 2014.

El presidente de la UPR, el doctor Jorge Haddock, celebró el importante reconocimiento de los profesores y destacó su aportación a la academia, a la literatura y la cultura.

“Indudablemente, nuestros profesores no solo se destacan en la sala de clases, sino que también lo hacen en otros organismos con su trabajo y valiosas aportaciones. Los doctores José E. Santos Guzmán y Jaime L. Martell Morales representan la excelencia académica de los profesores de nuestra universidad; a ellos, mi felicitación y la de toda la comunidad universitaria. Los reconocimientos obtenidos por sus respectivos trabajos suman conocimiento a la literatura y cultura, e igual de importante, son un gran ejemplo para los estudiantes. Enhorabuena”, expresó Haddock.

Por su parte, el doctor Agustín Rullán Toro, rector del RUM, expresó que el reconocimiento a estos dos catedráticos del Departamento de Estudios Hispánicos enaltece a la academia con sus publicaciones, al mismo tiempo que demuestra que el conocimiento que se genera a través de la investigación de la literatura española y puertorriqueña, son reconocidos por entidades de enorme importancia en el país.

“Para esta institución que me honro en dirigir, resulta un inmenso orgullo que el Pen Club de Puerto Rico haya reconocido por partida doble a los doctores Martell Morales y Santos Guzmán. No solamente somos admirados en el campo de las ciencias, sino también por las artes. Felicito a estos dos humanistas que representan lo mejor de nuestro Recinto”, indicó.

Los doctores Ramón Luis Acevedo Marrero, Roberto Echevarría y Josué Santiago integraron los miembros del jurado, en la otorgación de ambos reconocimientos, que tuvo lugar en la sede del Centro de Estudios de Puerto Rico y el Caribe (CEAPR), en San Juan, temprano en el año y previo a la pandemia.

RUM disminuye tareas presenciales la próxima semana debido al COVID-19

MAYAGÜEZ: El rector del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM), doctor Agustín Rullán, decretó una disminución de las tareas presenciales en el campus de la Sultana del Oeste debido aumento drástico de los contagios de COVID-19 en la Isla.

En una carta enviada a la comunidad universitaria, el rector Rullán dispuso que desde el 30 de noviembre hasta el 4 de diciembre tendrá efecto la medida.

“Durante esa semana, se instruye a las oficinas y unidades a que lleven a cabo todas o la mayoría de sus funciones en la modalidad de teletrabajo”, instruyó el rector Rullán.

No obstante, las directrices no son extensivas a las oficinas del Servicio de Extensión Agrícola y la Estación Experimental Agrícola.

“Los Decanos y Directores deben evaluar la necesidad de trabajo presencial y que sea el mínimo posible. De esta forma, se determinará el personal de limpieza y mantenimiento que sea requerido, físicamente en su área de trabajo, para la continuidad de sus labores operacionales”, dijo Rullán.

“Instamos a la comunidad universitaria a que siga llevando a cabo las medidas de seguridad para esta emergencia que incluyen: uso obligatorio de la mascarilla, distanciamiento social, lavado de manos, higienización de las áreas comunes de trabajo, informar si es sospechoso de COVID-19 o compartió con alguien que arrojó positivo, y no presentarse a trabajar si tiene síntomas de Coronavirus”, concluyó.

Investigadores del Colegio crean aplicación para recopilar datos y dar seguimiento a casos de COVID-19

MAYAGÜEZ: Un grupo de profesores y estudiantes del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico, creó una aplicación para documentar y dar seguimiento a los casos de pacientes contagiados con el COVID-19 en la isla. A través de un portal con datos en vivo, la plataforma permite una mayor visibilidad de las tendencias, y, al mismo tiempo, organiza la información en una base de datos que permitiría hacer análisis futuros sobre el progreso de la enfermedad y su posible efecto en el desarrollo de situaciones de salud posteriores.

Igualmente, facilitaría estudios correlacionales profundos que pudiesen arrojar los casos y realizar eventuales investigaciones que resulten en importantes hallazgos sobre el virus.

Así lo dio a conocer la profesora Mercedes S. Ferrer Alameda, investigadora principal del proyecto, quien es directora de la Oficina de Planificación, Investigación y Mejoramiento Institucional (OPIMI) del RUM. Junto a un equipo de trabajo, compuesto además por el doctor Bienvenido Vélez, decano del Colegio de Ingeniería y coinvestigador, así como los estudiantes Joshua Cruz y Gabriel Huertas, ambos de Ingeniería de Software; Isis Narváez, alumna doctoral de Bioingeniería, y Lina Villa, quien realiza una maestría de Ingeniería Industrial, se completó la gesta que ya está lista y disponible para ser utilizada.

También participó Rosie Calderón, directora del Departamento de Servicios Médicos del RUM, cuya colaboración para obtener retroalimentación desde la perspectiva de los proveedores de servicio de salud, fue vital para el diseño de la herramienta.

Según explicó la también catedrática del Departamento de Ingeniería Industrial, la aplicación, a la que han denominado Dashboard COVID-19, fue concebida originalmente para que los hospitales pudieran registrar todos los casos admitidos a su institución, de manera que los datos estén organizados con un número asignado al paciente, a quien, bajo estricta confidencialidad, se puede dar seguimiento de su estado de salud, sus condiciones preexistentes, su progreso y su proceso de recuperación.

“En el momento que comenzamos, fue precisamente cuando el Departamento de Salud no tenía prácticamente datos, ni sabíamos cuántos pacientes se encontraban en los hospitales. Desde principios de esta pandemia, estaba claro que esta es una enfermedad con muchos sintomáticos, así que queríamos tratar de entender qué estaba pasando, de cuánta gente se trataba, así como la cantidad total de quienes presentaban esos síntomas y terminaban recluidos. Había otra preocupación bien grande que era el recurso hospitalario, la percepción era que nos íbamos a quedar sin ventiladores, camas y equipos suficientes. Estábamos ciegos en esas instancias, por lo que la motivación principal era proveer al país información de esos recursos y el progreso del virus”, aseveró Ferrer Alameda.

Según agregó la investigadora, la aplicación es muy sencilla, de fácil acceso y uso, y permite que los proveedores de salud completen la información o la modifiquen desde sus teléfonos móviles o tabletas con una identificación única y controlada que se les proveería. El colectivo también recibió la asesoría médica de un equipo experto de la región oeste para cumplir con todas las expectativas y requisitos.

“La idea es que diariamente cada institución entre un resumen de los casos, pero amarrándolos, como si fuese un expediente del paciente y se actualice la situación. Ahora mismo, el sistema el Departamento de Salud no reporta cuánta gente se ha recuperado. Nuestra aplicación permite también hacer análisis en base a lo que son las condiciones con morbilidades porque se incluye si el paciente es diabético, si tiene alta presión, problemas cardíacos, o respiratorios, de forma que, eventualmente, se puedan observar las tendencias con distintos pacientes, también por edad, sexo y hasta el pueblo. Te da la alternativa de ir moviendo al paciente a través de las distintas etapas, desde que llegó a emergencia, cómo eran sus síntomas y si regresó a su casa o se admitió nuevamente”, detalló.

Según la catedrática, una de las principales ventajas de esta aplicación es el espacio que provee para futuras investigaciones, a cargo de la comunidad médica o científica interesada en realizar estudios más avanzados. Además, ayudaría a brindar un cuadro más completo y a conocer mejor el comportamiento del virus en la población puertorriqueña.

“Nuestra plataforma lee directamente los datos en vivo y mantiene actualizadas todas las estadísticas de hospitalizados, en ventilador, en ICU, admitidos, cuántas pruebas negativas y positivas hay, qué tipo de pruebas se realizaron, y cómo eran los síntomas. Eso va a una base central de datos. La intención es entregar el proyecto al Departamento de Salud porque como custodio gubernamental, este podría entrar el número de Seguro Social del paciente, se evita una duplicidad de datos, y se garantizaría un mayor seguimiento”, subrayó, al tiempo que explicó que se han hecho acercamientos a la agencia para presentarles el proyecto, pero aún no se ha recibido respuesta.

Por su parte, el presidente de la UPR, doctor Jorge Haddock, destacó el impacto salubrista y social de este proyecto.

“En el contexto social en que nos encontramos, nuestros docentes y estudiantes continúan innovando y emprendiendo con su conocimiento y talento en beneficio de las comunidades. Son motivo de gran orgullo. Al presente, suman más de una docena las investigaciones e iniciativas que han surgido desde los once recintos y unidades de la Universidad de Puerto Rico para, de una manera u otra, aportar al fin de la pandemia a nivel global. Como principal centro docente y científico de Puerto Rico, una vez más, ponemos el conocimiento y talento de nuestra comunidad universitaria al servicio del pueblo”, expresó Haddock.

Asimismo, el rector del RUM, doctor Agustín Rullán Toro, felicitó al equipo por su iniciativa, tan necesaria en los tiempos retantes de la pandemia.

“Nuestro Recinto cuenta con los mejores recursos y experimentados científicos, ingenieros e investigadores que han aportado desde sus respectivos campos y disciplinas a posibles soluciones para enfrentar esta terrible crisis de salud. El trabajo de la profesora Ferrer Alameda y su grupo de trabajo, es un ejemplo del mejor uso de esos talentos en bienestar del país y de la sociedad, lo que forma parte, sin duda, de nuestra misión como principal institución de educación pública de Puerto Rico”, reiteró el rector Rullán.

El proyecto de la profesora Ferrer Alameda es uno de los que han surgido en respuesta al llamado a buscar soluciones que impacten directamente a la comunidad en medio de la crisis pandémica. Cuenta con el apoyo del Centro de Respuesta Técnica e Innovación, creado en el RUM para esos fines.

El RUM tiene su nueva mascota… “Big Papi” se convierte hoy en Tarzán XII

MAYAGÜEZ: Continuando la tradición colegial, hoy fue presentado oficialmente Tarzán XII, un perro de la raza “bulldog”, que a partir de hoy se convierte en el símbolo del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM).

La mascota fue donada por el médico emergenciólogo, el doctor Michael Cabán Soto, de Aguadilla, quien curiosamente no es egresado del RUM, sino del Recinto de Aguadilla.

Sin embargo, ante el fallecimiento de Tarzán XI hace algunos días, el galeno decidió donar al sucesor del símbolo colegial a instancias del presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Angel Figueroa Jaramillo.

Tarzán XII, también es conocido como “Big Papi”.

“Es un perrito bien simpático y bien dulce, que lo que dan ganas es de cogerlo y apretarlo”, dijo el rector Agustín Rullán, quien agradeció el gesto del doctor Cabán Soto.

La presentación formal de Tarzán XII se produjo a través de una transmisión de Facebook Live, en la que participaron, entre otros, el doctor Rullán, Yamileth Valentín Centeno, presidenta de la Asociación y Fundación Alumni; el ingeniero Fernando Gil, en representación de los estudiantes dominicanos graduados del RUM; y Carlos Díaz-Piferrer Sierra, fotógrafo oficial de la Universidad, y quien estará a cargo del cuidado de can.

Muere “Tarzán”, la mascota del Colegio de Mayagüez (Video)

MAYAGÜEZ: “Tarzán”, el querido perro de la raza “bulldog”, mascota del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM), murió cerca de las 11:00 de la mañana de hoy a los 12 años, presuntamente de un ataque al corazón.

El dato fue confirmado por su cuidador, Carlos A. Díaz-Piferrer Sierra, quien también es el fotógrafo oficial de esta institución universitaria mayagüezana.

Tarzán fue enterrado un par de horas después junto al emblemático Pórtico, que está del edificio del Decanato de Estudiantes de la Universidad.

“Pongan en oración a nuestra querida mascota Tarzán, que nos dio 12 años de grandeza asistiendo a las Justas… Asistiendo a las graduaciones… Nuestro querido Tarzán falleció y está enterrado en tierra santa que es nuestro Pórtico Colegial”, expresó Díaz-Piferrer Sierra.

Todos los ancestros de Tarzán, que en su momento también llevaron el nombre y representaron al RUM en diferentes etapas de la historia, están enterrados en el mismo lugar.

Posted by Carlos A. Diaz-Piferrer Sierra on Wednesday, October 14, 2020

A Tarzán le sobrevive su hermano “Bandido” de ocho años.

Díaz-Piferrer Sierra indicó que se estará haciendo una campaña de recaudación de fondos para adquirir dos perros bulldogs pequeños, macho y hembra, para que sean los nuevos “Tarzán” y “Jane”.

Espacio.

Recinto Universitario de Mayagüez estrena Festival Virtual de Cine Puertorriqueño

MAYAGÜEZ: El Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM) estrenó su primer Festival Virtual de Cine Puertorriqueño como un ofrecimiento de entretenimiento que aporte, a su vez, al desarrollo integral estudiantil a través de la cultura.

El evento, organizado por el Decanato de Estudiantes del RUM, presenta una cartelera de ocho películas nacionales todos los miércoles a las 8:30 de la noche, desde el 7 de octubre hasta el 25 de noviembre, a las que tendrán acceso todos los colegiales a través del portal institucional.

Como preámbulo a cada filme, el profesor y dramaturgo Roberto Ramos Perea, ofrecerá un breve comentario sobre su contexto histórico, así como detalles y anécdotas relacionadas.

El Festival forma parte del Programa de Vida Universitaria de esa dependencia universitaria, cuyo objetivo es fomentar el bienestar físico, mental y emocional de los estudiantes, en especial ante los retos de educación a distancia asistida por la tecnología, que han surgido como parte de la pandemia del COVID-19. Igualmente, cuenta con el respaldo del programa federal del Departamento de Educación, Título V, conocido también como Pathways to Success o Centro de Aprendizaje y Éxito, RUMboEx.

“Este proyecto tiene fondos para auspiciar actividades que sean educativas y que permitan que los alumnos se conecten con la Universidad. Entendíamos que era meritorio utilizarlos para esta iniciativa que llena la necesidad del estudiantado para que pueda recibir experiencias de distracción con componentes educativos, por medio digital, para enriquecer su vida universitaria y que mantengan esa conexión con la institución que los forma profesionalmente”, explicó la doctora Milagritos González, decana asociada de Estudiantes.

De igual forma, el decano de Estudiantes, doctor Jonathan Muñoz, reiteró la relevancia que tiene el evento fílmico, en el momento histórico y lleno de retos que enfrentan los jóvenes universitarios.

“La situación que vivimos no permite que nuestros estudiantes puedan llevar la tradicional vida universitaria en el campus, por lo que estamos utilizando diferentes estrategias para proveer esos espacios de interacción y confraternización de forma virtual. El distanciamiento social promueve que nuestra juventud continuamente consuma entretenimiento desde sus hogares utilizando diferentes plataformas digitales; de eso nos surgió la idea de crear un equivalente colegial con películas puertorriqueñas. Esa idea se transformó en este primer festival, que le permitirá disfrutar a toda la comunidad universitaria del séptimo arte producido aquí en nuestra isla, con temas diversos y de trascendencia en nuestra sociedad”, subrayó Muñoz. 

La oferta semanal contará con tres películas de la época de oro del cine nacional: Ayer Amargo (1959); Amor perdóname (1967); y El derecho de comer (1968). Igualmente, incluirá cinco filmes contemporáneos: Revolución en el infierno: la masacre de Ponce (2003); Bala perdida (2003); Por amor en el caserío (2014); La llamarada (2016); y El Chata (2018), que inició la serie.

La propuesta, que también tiene el auspicio de WIPR-TV, estuvo a cargo del Instituto Alejandro Tapia y Rivera, que preside Ramos Perea, quien es especialista en sociología del teatro y cine puertorriqueño.

“Nuestro propósito como Instituto es fomentar, difundir y proyectar todo lo que es la literatura dramática nacional, como lo es el cine y el teatro. Por eso acudimos al interés del Colegio de Mayagüez de presentar películas nacionales que, aparte de su componente recreativo, también contaran con un valor sociológico y pedagógico. Hemos escogido una serie que cumple con ese propósito, ya que el cine no es solo es un entretenimiento, sino parte de un proceso de transformación educativa que debe tener todo universitario”, aseguró el dramaturgo.

Por su parte, el doctor Agustín Rullán Toro, rector del RUM, agradeció la gesta del Decanato de Estudiantes por fomentar una actividad que nutre la sensibilidad artística y aporta a la formación cultural del estudiantado.

“Este primer Festival virtual de cine puertorriqueño es una valiosa herramienta que no solo servirá de distracción para nuestros alumnos y demás integrantes de la comunidad colegial, sino que ampliará sus horizontes de la historia del país, a través de estas propuestas autóctonas del arte cinematográfico y los ayudará en su formación integral como ciudadanos. Sabemos que nuestro estudiantado está dando el máximo en sus clases a distancia, pero es esencial brindarles esos espacios de relajación de forma segura y en conexión con la vida universitaria que les ayude en su crecimiento profesional y personal”, destacó el rector.

Para más detalles de la cartelera, visitar: http://www.uprm.edu/cinefest/

El día de su estreno, cada película estará disponible en la plataforma por un periodo de 48 horas. Los estudiantes e integrantes de la comunidad universitaria colegial podrán tener acceso a los filmes utilizando su correo electrónico y contraseña institucional.

El Colegio conmemora su aniversario 109 con celebración virtual

MAYAGÜEZ: El Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM) conmemoró el miércoles su centésimo noveno aniversario con una celebración virtual que destacó la trayectoria de la institución que, desde su fundación en el 1911, ha graduado sobre 88 mil alumnos.

“Con esta celebración, a través de las plataformas que nos conectan en estos tiempos, queremos destacar las aportaciones del siempre Colegio de Mayagüez, en el desarrollo industrial, agrícola, empresarial, social y cultural de la isla, y de todas las partes de mundo en las que nuestros egresados han dejado huella con su talento y liderazgo. De manera, que este festejo, que tradicionalmente hacemos en el campus, en esta ocasión transcendió al alcance de todos los que están conectados con el Recinto Universitario de Mayagüez. De esta forma, saludamos a todos nuestros estudiantes, exalumnos, profesores y empleados, cada uno desde su rol, una parte importante de nuestra historia centenaria”, indicó el doctor Agustín Rullán Toro, rector del RUM.

Por su parte, el doctor Jorge Haddock, presidente de la UPR, extendió un llamado a toda la comunidad universitaria y al pueblo en general a unirse a esta importante celebración para la isla. 

“Por las pasadas décadas, el Recinto Universitario de Mayagüez ha forjado a los profesionales y líderes que llenan de orgullo a Puerto Rico y que se distinguen por su talento, disciplina y conocimiento, esencia de la enseñanza única de la institución. Es un honor para mí ser testigo de este momento, ahora como presidente de esta gran institución de la cual fui estudiante y profesor. Conozco de primera mano la contribución sin precedentes que desde este centenario recinto se gesta a nivel individual y colectivo. Su contribución va más allá de lo académico, sino también a nivel comunitario, en beneficio de la cultura, las ciencias, investigación, ingeniería, agricultura, la salud y la economía de la Sultana del Oeste y de todo Puerto Rico. El trabajo académico, científico que se gesta desde el RUM y el logro de cada estudiante lleva impregnada la excelencia de estos 109 años de trayectoria. ¡Enhorabuena!”, afirmó Haddock.

El centro educativo, que inició en esa época con 126 estudiantes, gracias a la visión de sus fundadores, David W. May, José De Diego y Carmelo Alemar, hoy cuenta con alrededor de 13 mil alumnos matriculados en sus cuatro facultades académicas: Ciencias Agrícolas, Ingeniería, Artes y Ciencias, y Administración de Empresas.

“Pienso que la tradición, y recordar de dónde uno viene, es fundamental para poder llegar más lejos. A lo largo de nuestra historia hemos contribuido con la industria agrícola; luego, en la industria de manufactura; y ahora, con las nuevas carreras que tenemos relacionadas con la tecnología, computación, y manejo de datos. A eso se añade, nuestro quehacer cultural a través de nuestros programas de Arte y Humanidades. El reto que tenemos es enfocarnos en el desarrollo económico de Puerto Rico y que todo el que estudie en el Colegio, encuentre una carrera u oportunidad de emprendimiento, especialmente aquí en la isla”, reflexionó el rector Rullán.

La primera colación de grados del otrora CAAM fue en el 1914, en esa ocasión se graduaron 15 estudiantes. La clase del 2020 la integraron unos 1,800 colegiales, quienes, debido a la situación de salud mundial, no tuvieron su tradicional graduación en la fecha estipulada.

La celebración virtual, que se transmitió a través del Facebook Oficial del RUM, destacó la mística colegial, representada por sus colores verde y blanco, la mascota Tarzán, y el Pórtico.

Asimismo, incluyó una parte dedicada a los exalumnos en la que el agrónomo Douglas Candelario, egresado del Colegio de Ciencias Agrícolas y exatleta colegial, destacó la importancia de su alma máter.

“Si de algo yo estoy orgulloso en este país es de mi familia y del Colegio. El Colegio me enseñó tantas cosas. En lo académico fue un reto espectacular, estar en el Colegio de Mayagüez, la mejor universidad que tiene el país y que tanta gloria le ha dado a Puerto Rico. Estar donde estuvo Fufi Santori, Gabino Irizarry, Israel García, Silverio Pérez, Elliot Castro, Julio Víctor Ramírez, Pablo Clemente, el mejor científico que tiene NOAA, Jorge Caster Blanco, la hermanas Paris, las hermanas Mathew; ¡Qué bien se siente ser colegial! Porque el que es colegial, es colegial para toda la vida, y sientes ese orgullo cuando dices: ‘Yo me gradué del Colegio de Mayagüez’. Hoy que se celebra el 109 aniversario del Colegio, sé que somos muchos los exalumnos orgullosos de nuestra institución, pero más orgulloso que yo, nadie”, sostuvo Candelario, que también presentador televisivo con el dinámico tono que le caracteriza.

“El espíritu colegial es algo único, esto de la sangre verde y el orgullo que sienten nuestros egresados, estudiantes, nuestros empleados, es algo que no se ve en otros lugares”, concluyó el rector Rullán.

[SANGRE VERDE] Graduado del COLEGIO trabaja en importante iniciativa contra el COVID-19

MAYAGÜEZ: Comprometido con su país y con su alma máter, el ingeniero José M. Rodríguez, egresado del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (RUM), planta bandera en su labor como director de Ingeniería para las Américas en la compañía Abbott Laboratories, en donde es líder de iniciativas de vital importancia en la actualidad para combatir el COVID-19.

“En nuestra compañía, tenemos varios proyectos relacionados con los sistemas vasculares, nutricionales y de diagnóstico, a través de Estados Unidos y Latinoamérica. En los últimos seis meses, hemos trabajado en el desarrollo de instalaciones adicionales para proveer pruebas para el COVID-19. En la empresa se fabrica la prueba molecular y dos pruebas rápidas que están en el mercado desde el pasado mes de mayo, y una segunda que está disponible desde hace dos semanas. La función de mi grupo es construir y modificar la infraestructura necesaria para que la empresa pueda manufacturar las pruebas para combatir esta enfermedad. Mi grupo de trabajo está compuesto por 52 ingenieros divididos en diversas regiones; contamos con expertos técnicos en las áreas de arquitectura, ingeniería de proyectos, eléctrica, mecánica y estructural. Somos la primera línea de defensa”, expresó Rodríguez, quien lleva 19 años radicado en el estado de Illinois y es oriundo del pueblo de San Sebastián de las Vegas del Pepino.

Recientemente, el grupo que tiene a su cargo culminó un proyecto en Costa Rica, así como otros de envergadura en Argentina, Brasil y Colombia, mientras que en Estados Unidos es responsable de iniciativas en los estados de Maine, California y Texas, gran parte de ellos, con egresados del recinto mayagüezano de la UPR en su plantilla laboral.

“Además, en la división en donde trabajo en Chicago, nos encontramos en la producción de un proyecto de expansión para la fabricación de productos para medir los niveles de glucosa en personas diabéticas con el innovador dispositivo FreeStyle Libre, con el que se coloca un sensor en el brazo, en lugar de que la persona tenga que pincharse un dedo. De igual forma, para elaborar pruebas rápidas modificadas y moleculares para la detección de la influenza, y nuestras marcas de la bebida nutricional para el cuidado de los niveles de azúcar, y el alimento para infantes”, agregó.

Antes de establecerse en Chicago, el graduado del RUM trabajó en Puerto Rico para esta compañía en diferentes puestos durante 12 años, y a estos, se suman dos previos como ingeniero supervisor de subestaciones en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en Ponce y en el Oeste. A pesar de la distancia física, se ha mantenido cercano a su querido Colegio, tras casi tres décadas en el ámbito profesional, a través del ofrecimiento de experiencias educativas a los alumnos que desean abrirse paso en la disciplina.“Como egresado del Colegio de Mayagüez, les aconsejo a los estudiantes que siempre busquen opciones para lo que quieren hacer en su vida, tanto en Puerto Rico, como afuera. Quienes nos educamos en el sistema público, a veces tenemos miedo, les aconsejo que acepten el reto, aunque piensen que no dominan el idioma o no están lo suficientemente capacitados, porque realmente sí lo están. Una vez llegan acá con todo el talento, el conocimiento y la ética de trabajo que tienen los colegiales, consiguen esa estabilidad que no he visto en ningún otro grupo. Desde el año 2004, nuestra empresa recluta estudiantes del RUM para internados y programas de desarrollo profesional, que luego terminan como empleados de Abbott en funciones importantes. He visto su éxito y nos distinguimos año tras año. Les aconsejo que sean atrevidos y que no duden en hacerlo, pongan en práctica todo aquello que aprendieron en un principio”, subrayó.

[SANGRE VERDE] Profesor retirado del RUM recibe nombramiento en la NOAA

MAYAGÜEZ: El profesor Aurelio Mercado Irizarry, catedrático retirado del Departamento de Ciencias Marinas del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recibió un nombramiento como integrante del Tsunami Science and Technology Advisor Panel de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), con la misión principal de asesorar sobre los temas científicos y el uso de la tecnología relacionada con los tsunamis.

“Una vez la NOAA obtiene la información completa sobre alguna novedad, a su vez informa al administrador de la agencia y al Congreso de los Estados Unidos. Mis funciones como asesor implican el conocimiento de modelaje, rendiciones, observaciones y sugerir nuevas tecnologías que hasta la fecha no se hayan implementado en el tema de los tsunamis”, expresó el catedrático, quien desde 2018 se acogió al retiro, tras 39 años como docente colegial, y hasta el semestre pasado enseñó sus cursos en calidad de profesor ad honorem.

Mercado Irizarry se convirtió en el único puertorriqueño dentro del grupo de siete científicos del panel consultivo, quienes provienen de otras agencias a nivel estatal y de la academia.

“Tendré a cargo un aspecto nuevo para mí, que antes no había trabajado y es la difusión de información a través de los canales de comunicación. Además, formaré parte de la asesoría para la mitigación de daños y las posibles pérdidas, de esta manera se podría mejorar la predicción de futuros eventos, así como manejar la parte de instrumentación de los mensajes y las alertas”, añadió.

El oceanógrafo agradeció la designación, que se suma como un logro adicional dentro de su fructífera carrera en el principal centro docente del país.

“Para mí es un honor, ya que ahora existen muchas personas que están trabajando con los temas relacionados con los tsunamis. Cuando comencé en 1995, éramos muy pocos; y esto se debe al aumento de estos fenómenos atmosféricos. Trabajé con huracanes, inundaciones costeras y el impacto en el aumento del nivel del mar. Ahora este campo es más competitivo”, indicó.

El ahora integrante del panel experto de la NOAA ha formado parte de diversos cuerpos asesores sobre el calentamiento global a nivel gubernamental en la isla. Además, ha sido galardonado por diferentes entidades como la Red Sísmica y la Cámara de Representantes de Puerto Rico, la Sociedad Internacional de Tsunamis, CariCOOS, y la propia NOAA, que lo reconoció como Tsunami Ready Champion en 2016.

Mercado Irizarry realizó estudios graduados en Física en la Universidad de Miami y en Massachusetts Institute of Technology (MIT). Trabajó por más de quince años en la preparación de mapas de inundación por mareas ciclónicas, así como en el tema de erosión de costas. También, colaboró para la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) cuando consiguió una subvención para el programa de alerta y mitigación de daños por tsunamis, así como con el Colegio de Ingenieros de Puerto Rico, entre otros logros.