La desaparición del PPD (Parte 3)

El licenciado Alfredo Ocasio (Archivo).

El licenciado Alfredo Ocasio (Archivo).

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

El 3 de noviembre de 1992 el PPD sufrió una derrota significativa. Luego de 12 años de una pelea a tablas con el PNP, en esa elección el PPD recibió un golpe que le afectó los sentidos. No tan solo perdió la gobernación, comisaría residente y más de 50 municipios, sino que por primera vez vio como se tenía que acoger a la Ley de Minorías en la Legislatura.

Esta derrota origina la tercera causa para la desaparición del PPD: la crisis de liderato y de proyecto ideológico.

La derrota del ’92 la cargó Victoria Muñoz Mendoza; la hija del prócer y fundador del PPD. Desde 1984, Victoria fue cultivada para ser la heredera natural del PPD a la salida de RHC. Su derrota dejó al PPD sin un líder de la fuerza y carisma que tenía su padre y la que había continuado con RHC, más o menos.

Por otra parte, cuando en 1950 el Congreso nos autorizó a redactar una constitución, el PPD le vendió al pueblo que se había creado un nuevo status que no era ni estadidad ni independencia y con ese cuento engañaron a gran parte del pueblo por varias décadas. Pero, a toda farsa le llega el día en que se descubre lo que es. La realidad económica y eventualmente el gobierno federal, se encargarían de descorrer el velo al engaño.

alo-john-8-de-enero

El PPD se enfrentó en 1993 al primer plebiscito de status bajo la administración Rosselló. Por primera vez, el status territorial de Puerto Rico no fue avalado por la mayoría de los votantes. Solo recibió un 48% de los votos. No tan solo, el PPD había perdido su hegemonía electoral, sino que una mayoría de los votantes tampoco avalaban su cuestionado proyecto de status.

En 1994, cinco personas se disputaron la presidencia del PPD. Tuvieron que hacer una primaria y el partido que se había distinguido por el caudillismo, de repente se enfrentaba a multiplicidad de líderes menores, cada uno con un proyecto diferente y con una visión de status final para Puerto Rico diferente. Al final del camino, el hijo de la maquinaria del inmovilismo, Héctor Luis Acevedo, prevaleció.

Héctor Luis era lo que se conoce en inglés un operador político, no un líder político. Se había destacado como comisionado electoral y no como un curtido en las lides políticas. Su ascenso en la maquinaria se debió a precisamente eso; era parte de ella. Héctor Luis no era una persona de visión ni de ideas de avanzada. Era un estatista; un inmovilista; una figura con que se pretendió llenar un hueco profundo de liderato que comenzaba a aquejar al PPD.

El resultado de la elección de 1996 era de esperarse: la derrota más aplastante del PPD en su historia.

Acéfalo y sin dirección, las fuerzas independentistas dentro del PPD iniciaron su estrategia para llenar el vacío que tenía el PPD de liderato e ideología. De esa coyuntura se aprovechó un zorro político llamado Aníbal Acevedo Vila. Este había sido ayudante de RHC en Fortaleza y había llegado a la Cámara de Representantes. Desde sus inicios políticos dio cátedra de ser un buen demagogo y un gran estratega político. Luego de la derrota electoral del ’96, Aníbal rápidamente asumió la presidencia del PPD y lo reorganizó. En el plebiscito del 1998, delineó la estrategia de ubicar al PPD detrás de la columna del ningunismo y convirtió el plebiscito en un referéndum sobre Rosselló, cuya administración estaba sufriendo de eventos de corrupción. La columna de ninguna de las anteriores obtuvo más votos, pero el precio que pagó el PPD fue caro; por segunda vez el status actual era rechazado por la mayoría de los votantes.

Debido a que Aníbal estaba identificado con los independentistas dentro del PPD, las fuerzas inmovilistas le atajaron el ascenso a la candidatura a la gobernación con Sila Calderón. Protegida por la prensa y las estructuras del poder colonial, Sila asumió la gobernación siendo la primera mujer electa al puesto. Sin embargo, su falta de capacidad, su superficialidad, su total incomprensión de los problemas de Puerto Rico y su absoluta falta de visión llevaron a la desilusión a aquellos que la apoyaron. Su administración fue un fracaso absoluto y encaminó a la isla al desastre económico que padecemos. Confrontada con el hecho de que le esperaba una derrota avasalladora en el 2004, Sila decidió irse para su casa y aquí comenzó la comedia de errores de los inmovilistas en el PPD, que dio paso a los independentistas a la toma del poder.

Sila designó como su sucesor a José Alfredo Hernández Mayoral, el hijo de RHC. A Aníbal le dieron una patada del partido cuando designaron a Roberto Pratts para sustituirlo en Washington, sin siquiera consultarlo. La estadía de Hernández Mayoral duró varias semanas hasta que anunció que se retiraba. Ante la debacle surgida, Aníbal inmediatamente llenó el vacío de liderato y se agenció con la presidencia y la candidatura a la gobernación.

El resto de la historia es conocida por ustedes. Desde el año 2000, el PPD ha tenido seis presidentes, ninguno de los cuales ha podido dejar una huella positiva y si una estela de mala administración pública, pillaje, saqueo y amplia corrupción. En los próximos meses se apresta a seleccionar posiblemente a su último presidente. El status actual fue rechazado contundentemente en otro plebiscito y en esta ocasión el Congreso aceptó que Puerto Rico quiere un cambio de status.

Por otro lado, la crisis económica llevó a que Washington actuara y le impusiera a Puerto Rico una Junta de Control Fiscal, acabando así con el mito de la supuesta autonomía del ELA. La decisión del Tribunal Supremo al efecto de que desde 1898 Puerto Rico es un territorio de los Estados Unidos y que lo ocurrido en 1952 no cambió en nada ese hecho, fue el aldabonazo final para el PPD.

Sin proyecto ideológico y con una crisis seria de liderato, el PPD está obligado a definirse; o estadidad o independencia. La historia simplemente les pasó por encima. Habrán aquellos dentro de ese partido que intentarán detener el tiempo, pero todos sabemos que eso es imposible. Los independentistas dentro del PPD saben lo que quieren, están definidos y tienen su líder, la comunista Carmen Yulín.

Los inmovilistas aún se abrazan del muerto, llorándolo a lagrima viva o peor aún, pretendiendo que todavía vive y sin nadie que les indique cuál es el camino a seguir. Lo que viene es la implosión. Los días finales del PPD han llegado.

 

Otras columnas del Lcdo. Alfredo Ocasio:

La desaparición del PPD (Parte 2)

La desaparición del PPD (Parte 1)

El licenciado Alfredo Ocasio (Archivo).

El licenciado Alfredo Ocasio (Archivo).

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

Los últimos días de la administración García Padilla pasaron a la historia como la clara demostración de que la persona que este pueblo escogió para administrar la colonia por los pasados cuatro años, no tenía ni idea de lo que estaba haciendo ni capacidad de comprender las funciones del cargo que ostentaba. Como todo incompetente, recurrió una y otra vez a mentir construyéndose a sí mismo un mundo paralelo alejado de la realidad en donde él se creía sus propias mentiras. Así funciona la mente del mentiroso patológico.

La forma y manera en que se dieron sus últimos nombramientos, la pretensión de legislar a la trágala para imponer una agenda rechazada en las urnas por el pueblo y la hemorragia de indultos desmedidos a criminales de su partido, entre ellos varios ofensores sexuales, en un claro insulto y menosprecio a la mujer puertorriqueña, fueron suficientes para que hasta los pocos que quedaban defendiéndolo se dieran cuenta de la locura en que vive Alejandro García Padilla.

Sin embargo, el efecto más nocivo de su gesta, se lo deja a su propio partido, al cual destruyó con su mediocridad. Ese partido, luego de AGP, yace en ruinas y con la clara incapacidad de poder reformarse.

alo-john-8-de-enero

El PPD fue creado bajo el liderato del caudillo Luis Muñoz Marín, quien se dio cuenta de que en su época, los partidos respondían a la vida de sus caudillos. Desaparecido el caudillo, el partido también moría. Muñoz buscó institucionalizar entonces al PPD. Es así como ese partido siguió con vida 36 años luego de la muerte de Muñoz, pero hoy se encuentra hecho un cadáver insepulto.

Vamos a los números

En las elecciones de 1968, a consecuencia de la división, el PPD obtuvo 374,040 votos o un 40.7% de apoyo. Ese había sido su piso electoral hasta estas elecciones. Desde su fundación en 1938, el PPD había mantenido un crecimiento electoral continuo. Luego de su derrota en el 1968, el PPD volvió a unirse y en 1972 tuvo un crecimiento neto en votos de 284,816. El PPD siguió creciendo en votos en las elecciones de 1976, 1980, 1984 y 1988.

Fue en las elecciones de 1992 que el crecimiento en votos del PPD se detuvo y registró una pérdida neta de 8,869 votos. El PPD se recuperó en 1996 experimentando un aumento en votos y en el 2000 cuando Sila Calderón le añadió 103,008 votos al PPD, su crecimiento electoral más grande desde 1972. Luego de esa elección, el PPD entró en una franca decadencia electoral. Desde esa elección al 2016, el PPD ha perdido un balance neto de 364,670 votos.

En el 2016 obtuvo 38.87% de los votos, pasando a ser este su nuevo piso electoral. Más aun, desde 1972 el PPD no ha podido obtener más del 50% de los votos. El PPD dejó de ser un partido de mayoría y ahora es un partido de minoría y las últimas 2 elecciones que ha ganado lo ha hecho por un escaso margen.

¿El por qué ha ocurrido esto en el PPD?

Hay tres causas principales. Primero, la figura de Muñoz, al rechazar la independencia y levantarse como un buen americano, atraía votos que normalmente hubiesen ido a parar al Partido Estadista Republicano de entonces. Estos, con los llamados autonomistas leales a EE.UU., conformaban esa mayoría cómoda del PPD en la era de Muñoz. El retiro de Muñoz abrió las puertas para el regreso de esos votantes al movimiento estadista, cosa que se aceleró con la creación del PNP y la llegada de un nuevo liderato estadista bajo la figura de Luis A. Ferré. De no haber sido por la división del 1968, el PPD hubiese ganado esas elecciones, pero a base del crecimiento electoral que venía experimentado el estadismo, hubiese posiblemente perdido las elecciones de 1972 y de seguro perdía las de 1976.

De hecho, las elecciones de 1976 fueron un “turning point” en nuestra historia. Por primera vez, el PPD perdía unas elecciones de verdad. No había división a quien achacarle la derrota. El PPD lo perdió todo; gobernación, comisionado residente, cámara, senado y la mayoría de las alcaldías.

El avance del movimiento estadista, casi convertido en apenas 8 años en el movimiento político de mayoría en Puerto Rico, llevó al PPD a la segunda causa para su debacle. El evento está próximo a cumplir 40 años de haber ocurrido.

Continuaremos mañana.

La columna de Iván: Vance Thomas, el enemigo de los trabajadores

Lcdo. Vance Thomas, secretario del Trabajo (Archivo).

Lcdo. Vance Thomas, secretario del Trabajo (Archivo).

Por: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA-AAA

Poco antes de iniciar su mandato, el gobernador Alejandro García Padilla nombró al licenciado Vance Thomas, como secretario del Departamento del Trabajo. Un nombramiento que les dio esperanzas a muchos trabajadores del país,  ya que el mismo parecía ser una persona afín con la lucha obrera y con garantizar los derechos de los trabajadores. Sin embargo, la historia ha sido otra.

El puesto de secretario del Trabajo fue creado como una herramienta para dirimir distintos asuntos relacionados con los trabajadores, como son arbitraje, conciliación y mediación. Es el secretario el llamado a velar que no se violen los derechos de los trabajadores, así como velar porque se cumplan los acuerdos entre patronos y empleados.

Casa Mia nuevo 1

Sin embargo, hace ya dos cuatrienios que esto cambió. Bajo la pasada administración, el exgobernador Fortuño nombró al licenciado Miguel Romero al puesto de secretario del Trabajo,  quien poco tiempo después se convirtió en el portavoz de los despidos bajo la Ley 7 de Emergencia Fiscal. Defendió con vehemencia la congelación de convenios colectivos así como el despido de miles de empleados públicos.

Pero contrario a Miguel Romero y Vance Thomas, bajo Sila Calderón quien ocupó esa silla lo fue el licenciado Frank Zorrilla.

Recordaba yo en días pasados, que el licenciado Zorrilla se vio obligado a presentar su renuncia al cargo, porque defendía que los empleados a tiempo parcial tuvieran mayores beneficios, como lo son licencias por vacaciones y enfermedad, solo por mencionar algunos. Esta defensa le costó un regaño público de la gobernadora por atreverse a sugerir un leve aumento en la nómina de las megatiendas y de las cadenas de comidas rápidas, para beneficiar al trabajador. Poco después decidió que sus principios iban por encima de su trabajo y renunció.

alo & john especiales

Vance ha asumido una postura tal vez peor que la de Miguel Romero y ha iniciado una serie de sanciones injustas contra trabajadores del Departamento, que incluso, hasta los árbitros del Negociado de Conciliación y Arbitraje han sentido los efectos de dicha postura, ya que recientemente fueron suspendidos de empleo y sueldo por varios días.

Recordemos también el incidente donde líderes de la Unión Independiente de Empleados de Acueductos, se encadenaron frente a las instalaciones del Departamento y el propio secretario pretendía radicar un recurso legal para sacarlos de allí, en vez de ir al lugar a buscarle solución a la disputa obrero patronal que denunciaban los líderes obreros.

No cabe duda que su paso por el Departamento del Trabajo será uno con más penas que glorias, al menos para los trabajadores, quienes son los que han tenido que sufrir los embates de la ineptitud de Thomas al frente de dicha agencia.

Me atrevería a recomendar, que el puesto de secretario sea evaluado por un comité, donde patronos y trabajadores tengan representación en el mismo, para que el que sea recomendado por dicho comité  tenga la obligación de actuar conforme a las facultades que le otorga la ley y que no sea otro lastre jurídico-laboral del gobernador de turno.

Se quita García Padilla… Las reacciones no se hacen esperar

El gobernador Alejandro García Padilla desiste de correr para la reelección (Archivo).

El gobernador Alejandro García Padilla desiste de correr para la reelección (Archivo).

SAN JUAN: El gobernador Alejandro García Padilla anunció el lunes en la tarde su determinación de no postularse para la reelección en un mensaje transmitido por la televisora del Gobierno de Puerto Rico (WIPR TV). Según García Padilla, el próximo año tendrá que tomar más decisiones “difíciles y patrióticas” y que “estas luchas requieren todas nuestras energías”.

Durante su mensaje, grabado al aire libre, García Padilla dijo que la agenda “está inconclusa”.

García Padilla criticó a sus opositores fuera y dentro del Partido Popular Democrático (PPD), asegurando que le “han hecho más empinada la jarda”.

Las reacciones a su decisión no se hicieron esperar.

La exgobernadora Sila María Calderón opinó que es “muy acertada la decisión del Gobernador de dedicar lo que resta del cuatrienio a la grave situación fiscal y económica a que nos enfrentamos.  Entrar en una campaña política, con todo lo que ello implica, le impediría realizar cabalmente su labor en estos momentos”.bbq dias en semana

El presidente de la Cámara, Jaime Perelló, expresó que el gobernador García Padilla “tiene todo mi respaldo, lo ha tenido desde el día uno y lo continuará teniendo. Respeto su decisión de no aspirar a un segundo término en la gobernación para mantenerse ejerciendo sus funciones como hombre de estado a beneficio del País”

Perelló dijo que continuará “apoyando la gestión” de esta administración.

El comisionado residente y presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, por su parte urgió a García Padilla y su administración a enfocarse en la agenda de Puerto Rico que aún tiene por delante y redoblar esfuerzos para alcanzar alternativas viables a la crisis que enfrentamos todos los puertorriqueños.

Pierluisi aparentemente tenía un comunicado de siete párrafos escrito de antemano, anticipando el anuncio de García Padilla, pues lo hizo público nueve minutos después de concluido el mensaje del gobernador.

Mientras tanto, el doctor Ricardo Rosselló, aspirante a la candidatura a la gobernación por el PNP, dijo que no le sorprendió el anuncio de García Padilla.

“Después de casi tres años de continua improvisación, de darle la espalda al pueblo de Puerto Rico, de no establecer iniciativas para promover el desarrollo económico y reducir el gasto gubernamental, es lógico que ahora no quiera darle la cara al pueblo en un evento electoral”, indicó Rosselló.

También, el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, hizo llegar su reacción a LA CALLE Digital.

“Agradezco profundamente al gobernador por su servicio a Puerto Rico. Admiro y valoro su respeto al país y al prójimo. A mi amigo Alejandro, todo mi apoyo en las luchas por Puerto Rico.

“La realidad del país se agrava y se complica cada día más. Heredamos del gobierno anterior un país quebrado, sin recursos, ni herramientas para enfrentarla. Esta situación empeora con la inacción del gobierno federal, evidenciada estos días.  Nos toca diseñar un plan hacia el futuro que incorpore los principios de justicia social, desarrollo económico y de pulcritud en el servicio público. Las decisiones difíciles e inevitables requieren un liderato seguro, maduro y serio”, manifestó Bhatia.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, cambió su tono, luego de que el domingo dijo que esperaba que con el mensaje de García Padilla “terminara la agonía”.

“A pesar de nuestras profundas diferencias, siempre esperé que el Gobernador hiciera lo que entendía era mejor para Puerto Rico. Fue evidente en su mensaje, el profundo amor que tiene por nuestra gente. Fue evidente el sentimiento que lo embarga al tomar esta difícil decisión. Creo que sus palabras demostraron el respeto que siente por la posición que tiene el privilegio de ocupar. Hoy, es momento de agradecer al Gobernador que haya tenido la fortaleza para dedicar todo su empeño a los quehaceres de la política pública, dejando a un lado las ataduras de la política partidista. Mañana es día de continuar la lucha por un Puerto Rico más justo, más solidario y lleno de respeto y esperanza”, comentó la alcaldesa Cruz Soto.

El alcalde de Comerío, Josean Santiago, un fuerte crítico de García Padilla, pidió “solidaridad” para éste.

“Considero que todo el liderato del Partido Popular en este momento debe ser totalmente solidario con nuestro Gobernador Alejandro García Padilla.   De mi parte podrá contar con una firme y decidida colaboración en los retos que debe enfrentar en lo que resta de cuatrienio por el bien de Puerto Rico.   Él merece completar su gestión de gobierno contando con el apoyo de todas y todos los que queremos lo mejor para nuestro País”, dijo.

No obstante, fue más allá apoyando abiertamente al doctor David Bernier para que corra como candidato a gobernador por el PPD.

“Confiamos que el doctor David Bernier acepte asumir esa gran responsabilidad y que de inmediato comience a formular públicamente una agenda de trabajo que promueva la unidad de todos los sectores de la sociedad puertorriqueña. No obstante, de haber algún otro u otra aspirante, bienvenido sea el proceso de primarias. De ser sólo David, sugerimos al liderato popular le concedamos identificar a su compañero o compañera de papeleta para la Comisaría Residente, de modo que podamos iniciar un nuevo tiempo de fortaleza institucional en un Partido que tiene por tarea elevar su propuesta hacia las elecciones 2016 a la altura de la esperanza”, apuntó.

Al momento del cierre de esta nota, no se habían producido las reacciones de los alcaldes Isidro Negrón (San Germán) y Carlos “Charlie” Delgado Altieri (Isabela).

Casa Mia banner 1 b