Sin dinero, sin banco, sin futuro… Elecciones ¿Para qué?

Sede del Banco Gubernamental de Fomento en Santurce (Archivo LA CALLE Digital).

Sede del Banco Gubernamental de Fomento en Santurce (Archivo LA CALLE Digital).

Por: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA-AAA

La pasada semana fue una trascendental en el país.

Específicamente el viernes, el gobierno anunció una serie de medidas, que aunque intentaron tapar el cielo con la mano, su efecto puede conllevar el cierre definitivo del Banco Gubernamental de Fomento (BGF por sus siglas). El dinero correspondiente a varias cuentas del gobierno, fueron depositados en la banca privada en un intento de proteger dichos fondos de una posible demanda de los bonistas al BGF.

Esta movida ha creado un mar de incertidumbre en el país, principalmente en los economistas, ya que lo que esto deja ver es que la situación económica es por mucho, mas sería de lo que nos habían informado.

Sin embargo, uniendo esta situación a los reclamos de los transportistas escolares, los suplidores de combustible del gobierno y los terapistas, pone al relieve que estamos cayendo a un abismo económico, del que jamás podremos salir.

mojito beach anuncio 2 finished

Teniendo presente esta situación, y tomando en consideración la propuesta Junta de Control Fiscal, la cual no viene a enderezar a los políticos, ni a enjuiciar a los responsables de la crisis en que nos encontramos, sino que vienen a asegurar que los bonistas cobren su parte, aun cuando eso signifique despedir empleados, eliminar servicios del gobierno, eliminar las pensiones, entre otras, debemos pensar cual es el camino a seguir.

Lo primero que tenemos que mirar es el proceso de primarias y de elecciones generales. Si vamos a tener una Junta que controle todo, si no hay dinero para seguir operando el gobierno, si no hay planes concretos, ni del partido en el poder, ni de sus contrincantes, sobre cómo podemos mover la economía, entonces para qué vamos a ir a las urnas.

Hacer elecciones para escoger, ¿Qué?

Casa Mia banner 1 b

La persona que salga electa gobernador de nombrarse esta junta, no podrá realizar ninguna gestión gubernamental sin el aval pleno de dicha junta, no podrá aprobar presupuesto sin el consentimiento de ésta, la Junta tendrá poderes por encima de la legislatura y el poder judicial queda anulado de ver casos relacionados a cualesquier asuntos de dicha Junta e incluso, poco le falta para tener mayores poderes que el propio presidente de los Estados Unidos.

Puerto Rico no puede darse el lujo de quedarse callado ante tan burdo intento de golpe de estado a nuestro país y a nuestras instituciones. Esto no se trata de aguar el proyecto con enmienditas tontas, se trata de evitar que la aprueben en el Congreso Federal antes que comencemos a sentir los efectos de todo eso.

La columna de El Profe: La Junta… “Porque viene el cuco y te comerá”

us capitol us pr flags wmPor: Héctor Pérez, periodista y profesor universitario

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes“.

Khalil Gibran

Durante meses nos asustaron con el cuco que venía y nos comería. Tal como aquella canción de cuna que nos reclamaba que nos durmiéramos que el cuco nos comerá. Todas las semanas venia un cuento nuevo de cómo sería el cuco o mejor llamado Junta de Supervisión (quizás lo recuerde mejor como Junta de Control Fiscal).

Como un gran cuento de cuna, los políticos nos metían miedo de cómo esta llamada junta nos comería y nos pedían que nos durmiéramos para que no nos comiera. Nos hablaban de las barbaridades de ser atacados por esta junta y que la culpa la tenía el gobierno de turno o el pasado. Mucho se hablaba y nadie sabía a ciencia cierta que trae esta junta.

Solo que sería una con el control completo de las finanzas de Puerto Rico.

Recuerdo que algunos conocedores comparaban la situación de la isla como la de un hijo que chocaba el carro del papa y quien tenía que pagar los daños era el padre. Aludiendo a Estados Unidos era responsable de todo lo que mal gastaron los hijos acá en la isla tropical. Ese era uno de los cuentos de miedo que escuche y que utilizaban los políticos para tirar la culpa de un lado a otro.

Todos mueven la braza a su sardina y claro está, como decían los gobernantes pasados: “Yo no tengo la culpa de haber gastado millones de dólares del presupuesto de mala forma”.

mojito beach abierto ya

La canción de cuna, la que hago referencia me recuerda como los mismos políticos te la cantaban para que te durmieras, pensando que todo pasaría sin mayores y que siguieras votando por ellos para que te protegieran de ese cuco. El país se durmió, todos nos dormimos pensando que al otro día nos levantaríamos sin tener el problema fiscal que dejamos antes de dormir.

La canción nos hizo efecto, nos acostamos y como una metáfora terrible, la tarde del Jueves Santo comenzaron a llegar los primeros informes de lo que sería la llamada junta de supervisión. Esa misma noche del Jueves Santo, Judas entregó a Jesús con un beso y esa misma noche el Congreso nos dio un beso con el borrador de lo que sería la muy comentada junta.

Como si se tratara de una estrategia bien hecha y utilizando los días festivos, nos envían este borrador para aterrorizarnos y casi crucificarnos el Viernes Santo como fuera en los tiempos de la antigua Roma.

Casa Mia banner 1 b

Solo que en este cuento, Puerto Rico no va a resucitar el domingo, ni el próximo, tardarán muchos domingos antes de resucitar (dicen que como cinco años).

Como es un fin de semana de feriados, muchos políticos, legisladores, analistas, “vela güiras” y otros, estaban offline y los cogió con los pantalones abajo.

Tremenda oportunidad tienen para poder leer bien el borrador y el lunes comentar como todo un gran filósofo de las letras y leyes. Este borrador pareciera el libro de Don Quijote y todos los amigos políticos están como locos buscando el compendio para poder entenderlo. Veremos las versiones del borrador y como movemos la braza para la nuestra sardina.

Como me dijo un economista hace un tiempo, esta Junta de Supervisión es la luz al final del túnel, pero esa luz que vemos es un tren que viene para encima de nosotros.

¿Valdrá la pena que votemos por un gobernador, que a todas luces estará de vacaciones en la calle Fortaleza #1? ¿Debemos votar por una legislatura que no podrá cambiar mucho el presupuesto y quién sabe si tendrá que recortar?

De algo estoy bien seguro, es que una vez gane quien gane la gobernación, no habrá espacio para contrataciones de amiguitos en las agencias, a menos que despidan a los que metió el gobierno de García Padilla y metan a los que entran.

Se acabó el tiempo de favores políticos y el inversionismo político para acomodar a los “amigos del alma” en las agencias.

De este cuco no nos salva nadie.

Si usted está quemando tenis en las calles por algún político, sepa desde ahora que lo más probable se quede con las tenis quemadas y sin trabajito en el gobierno. No importara las noches que usted dejó por ese candidato, tampoco importara los pasquines que haya puesto y mucho menos la gente que haya convencido para votar por su amigo el legislador. No habrá trabajo para usted y probablemente no lo habrá para algunos que están en las agencias

Aquí no hay tribunal que lo defienda… No hay presupuesto para sentarlo a usted en un escritorio a velar el reloj de ponchar para irse a su casa.

Ese es el verdadero cuco que usted no pensaba iba a venir. Piénselo bien antes de jurar que le darán trabajo, ya que eso se quedó en el pasado. Ni piense que le van a devolver su aportación al partido con un gran contrato ya que hasta eso lo eliminaran.

Si, llegó el cuco y si también nos comió. Por si acaso, les dejo una versión de la canción del cuco que me encontré en la red. Quizás no es la que usted recuerda, pero es la que se aplica a nuestra realidad actual.

“Duérmase pequeño, duérmaseme ya,

Porque viene el cuco y te comerá,

Duérmete mi niño duérmete mi amor,

Duérmete pedazo de mi corazón.

Piensa que este infierno se terminará

Y que cuando amanezca nada será igual.

Sueña que no has muerto,

Sueña que es real.

Duérmete pequeño,

Duérmeteme ya…”

 Como diría mi amigo Rafa Bracero… Continuaremos…

 

Nota del Editor: El autor publica esta y otras columnas en su blog El Profe.

La columna de Iván: La Junta de Control Fiscal es desastrosa para Puerto Rico

us capitol us pr flags wmPor: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA-AAA

Este es un tema que hemos estado escuchando desde hace varios meses, cuando comenzaron a circular rumores en las esferas políticas, así como a través de la prensa del país. El mismo surge desde que el gobernador Alejandro García Padilla le dijo a los puertorriqueños y al mundo económico, que la deuda es impagable. Unas expresiones que crearon una mayor desconfianza de las casas acreditadoras, quienes a su vez, incrementaron el ritmo de las degradaciones de los bonos de Puerto Rico.

Pero, ¿Qué consecuencias pudiera tener para la isla? Está por verse. Sin embargo, conocedores del tema aseguran que de implantarse en la Isla, seria desastroso para el país. Según estos, se comenzaría inmediatamente con el despido masivo de empleados, tal y como ocurrió en Washington, DC cuando el Congreso implementó una Junta de Control Fiscal.

He escuchado a políticos hablar de negociar con dicha Junta, como para escoger que de las medidas de control de gastos se pondría en vigor e incluso para que dicha Junta adiestre a los jefes de agencia para que controlen sus gastos. Sin embargo, lo cierto es que dicha Junta tendría los poderes de gobernar el país, tal y como pasó en Washington, y no sería una, meramente para adiestrar o negociar.01-2016 aquaviva weekends

Ya en el 2009, el pasado gobierno implantó un programa de despidos masivos en el gobierno, ligado a un alza desmedida de impuestos. El presente gobierno, a pesar de no haber implantado un programa de despidos, si ha incurrido en la misma práctica de aumentar de manera exagerada los impuestos al pueblo. No cabe dudas que ambas medidas, en vez de lograr mejorar las finanzas públicas, se han convertido en las causantes de la presente situación económica.

¿Cómo hemos llegado a esto? Podemos ir enumerando las distintas acciones que se han tomado en Puerto Rico que han ayudado a que lleguemos a esto. La eliminación de la sección 936 de Rentas Internas Federal sin haber tenido un plan para sustituirla, la venta de la empresa que más dinero le dejaba al país, la Telefónica de Puerto Rico, la privatización de la Autoridad de Acueductos en el 1995, el alza de impuestos como la Crudita y la privatización de la Autopista y el aeropuerto, son algunas de las causantes principales de esta debacle económica que vivimos hoy.

Sin embargo, esto no se resuelve usando las mismas medidas de despidos, privatizaciones y alza de impuestos, que se han tomado en los pasados años. Aquí hay que comenzar a cabildear para que el gobierno federal nos otorgue el beneficio de participar bajo algunas de las secciones de Rentas Internas Federal que fomente e incentive la creación de empleos, hay que liberar a Puerto Rico de las leyes de cabotaje, que impiden que importemos de manera más económica, mercancía de primera necesidad al país y que el gobierno federal se haga cargo de gran parte de la deuda del país, como una ayuda adicional para ir levantando poco a poco nuestra economía.

Pero esto no depende únicamente de lo que Estados Unidos pueda hacer por Puerto Rico. El gobierno local también tiene que hacer su parte para que la ecuación esté completa. El gobierno tiene que dejar a un lado los contratos a los amigos y conocido e iniciar un plan para reducir drásticamente los contratos en el gobierno, tiene que comenzar a mejorar los servicios a los ciudadanos, así como reducir la burocracia y los costos a los pequeños y medianos comercios para que todo aquel ciudadano que quiera emprender un nuevo negocio, no encuentre obstáculos que le impidan establecerse.

Nosotros tenemos la capacidad de poder levantar al país, solo necesitamos las herramientas adecuadas para hacerlo.

Casa Mia banner 1 b