La columna de Iván: La planta de carbon… Crónica de una contaminación anunciada

Depósito de cenizas de carbon (Archivo).

Depósito de cenizas de carbon (Archivo).

Por: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA-AAA

Hace ya varias semanas, la periodista Damaris Suárez ha estado reseñando en su programa radial, una investigación realizada por el Centro de Periodismo Investigativo acerca de los efectos de las cenizas de la planta de carbón de AES en Guayama.

Una serie de reportajes completos y bien explicados de lo que reflejó dicha investigación acerca de los efectos a la salud, al medio ambiente, hasta donde han llevado dichas cenizas, el contenido de éstas, violaciones a leyes ambientales y contratos, permisos nebulosos entre otros.

La investigación realizada por el también periodista Omar Alfonso, director de un periódico regional del Sur y un científico de la Universidad de Puerto Rico, destapa un escándalo ambiental y administrativo de grandes proporciones, a tal punto que cenizas de la planta de Guayama han sido depositadas en lugares como la República Dominicana, así como también en distintos pueblos del país.

Lo cierto es que la planta de Guayama no fue la primera que se propuso en la isla para generar energía de las llamadas fuentes renovables. De hecho, para finales de la década de los ‘80 y principios de los ’90, se propuso para Mayagüez una planta similar, pero de la empresa COGENTRIX.

mojito beach abierto ya

Recuerdo claramente que Mayagüezanos por la Salud y el Ambiente, se dieron a la tarea de organizar a sectores del pueblo, en alianza con sindicatos y distintas organizaciones políticas y comunitarias. En esa época, ya se conocía bastante de los efectos nocivos a la salud y el ambiente de éstas cenizas. Inmediatamente se comenzó toda una lucha para evitar a toda costa que dicha planta se ubicara en esta parte de la isla.

Se inició toda una campaña informativa a través de medios de prensa, utilizando el mecanismo de comunicados y conferencias de prensa, se visitaron comunidades, se organizaron incluso manifestaciones de distintos tipos para dejarse sentir en contra de esta planta.

En aquella ocasión, Mayagüezanos por la Salud y el Ambiente, que contaba en aquel momento y aun hoy cuenta en su organización, con científicos, que a su vez eran profesores del Recinto Universitario de Mayagüez de la UPR, detallaron el contenido de las cenizas producto de la quema de carbón y sus efectos nocivos, tanto a la salud como al medio ambiente.

Casa Mia banner 1 b

Muchos, incluyendo al propio gobierno, no le dieron la importancia que tenía, ante lo que alegaba esta organización que contenían dichas cenizas ni de sus efectos.

Hoy, poco más de 20 años después se revela que la AES de Guayama, nos está contaminando el aire, la tierra y muy posiblemente los acuíferos que se utilizan para abastecer agua a distintas comunidades. Lo que en la década de los ‘80 era simplemente unos señalamientos de un grupito del Oeste, hoy es más que una pesadilla hecha realidad.

Las cenizas están siendo utilizadas como relleno en obras como centros comerciales y urbanizaciones, poniendo en riesgo ríos subterráneos, también se utilizan como material de construcción, que al barrenar paredes de cemento hecho con éstas cenizas, la persona puede aspirarlo. Además, durante su transporte en camiones, las cenizas son levantadas por el viento y transportadas vía aire, a saber Dios dónde.

Este reportaje demostró que se incumplió un contrato con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que disponía que no se depositarían estas cenizas en Puerto Rico, se violaron permisos de la EPA, y de la Junta de Calidad Ambiental, que prohibían la disposición de cenizas; y lo que es peor, consiguieron que, tanto la EPA como Energía Eléctrica aprobaran el depósito de éstas aquí, en Puerto Rico, básicamente sin ningún tipo de controles ambientales, tanto en transporte como en la disposición.

Hoy, lo que hace más de 20 años se le dijo al país que podía ocurrir con las cenizas, está ocurriendo en nuestras narices y estamos calladitos.

Sabemos que necesitamos fuentes renovables de energía, pero no puede ser poniendo en riesgo la salud y el ambiente de todo un país.

Guaypao en Guánica: Comunidad olvidada por TODOS

Acumulación indiscriminada de basura en el área del malecón del sector Guaypao de Guánica (Foto Julio Víctor Ramírez, hijo).

Acumulación indiscriminada de basura en el área del malecón del sector Guaypao de Guánica. Haga “click” para agrandar la imagen (Foto Julio Víctor Ramírez, hijo).

Por: Julio Víctor Ramírez, hijo

GUÁNICA: En mi último día de vacaciones, ayer domingo aproveché para salir de paseo con mis padres y visitar entre otros lugares, el pueblo en el que abrí los ojos, mi querido Guánica. Siempre es un placer visitar el llamado “Paraíso del Eterno Verano”.

Sin embargo, penosa fue la escena cuando íbamos desde Ensenada hasta Salinas Providencia, sector también conocido como Playa Santa. Cuando pasamos por el “malecón” del sector Guaypao, percibimos un insoportable olor, combinación de aguas usadas, basura y excremento.

Tuve que detenerme al ver que la orilla de lo que pudiera ser un precioso paraje para desarrollarlo turísticamente, estaba llena de basura y de una sustancia que le podía causar asco a la persona con el estómago más fuerte.

Muelle de los pescadores en Guaypao. Al fondo, la famosa bahía de Guánica (Foto Julio Víctor Ramírez, hijo)

Muelle de los pescadores en Guaypao. Al fondo, la famosa bahía de Guánica. Haga “click” para agrandar la imagen (Foto Julio Víctor Ramírez, hijo)

Tomé fotografías para documentar lo que estoy escribiendo.

No toda la culpa se le puede echar al gobierno central ni a la administración municipal, que ciertamente tienen una cuota de responsabilidad en todo este asunto. La responsabilidad primaria es de la gente que por años ha usado ese lugar como vertedero, sin considerar que privan a nuestros hijos, nietos y futuras generaciones de uno de los lugares más bonitos y de mayor potencial de desarrollo.

Me encantaría saber qué se va a hacer con el malecón de Guaypao.

Y por favor, no me vengan con “planes sacados de la manga” para salir del paso.

El daño ecológico es profundo y serio. Me causa pena la gente que diariamente tiene que padecer esta escena, aparte de la peste que hay en ese lugar. No me explico cómo seres humanos pueden soportar esto.

Otra vista del aspecto deprimente en que se encuentra en lugar. Haga "click" para agrandar la imagen (Foto Julio Víctor Ramírez, hijo).

Otra vista del aspecto deprimente en que se encuentra en lugar. Haga “click” para agrandar la imagen (Foto Julio Víctor Ramírez, hijo).

Quien tenga la responsabilidad de meterle mano al asunto, hágalo con premura. No importa si es la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA), el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), la Junta de Calidad Ambiental (JCA, que tanto frecuenta a Playa Santa), y/o el Gobierno Municipal.

Amo a Guánica y me duele ver esto…

Por otro lado, les comparto el “estatus” de la cuenta personal de Facebook de mi padre, el periodista guaniqueño Julio Víctor Ramírez Torres, quien más elocuente no pudo ser:aquaviva weekend 2

“Desde estas páginas hago un llamado urgente a las agencias correspondientes para que atiendan el problema de los olores objetables que afectan al sector Guaypao de Ensenada. La acumulación de desperdicios sólidos a orillas de la playa es un asunto que tiene que ser atendido sin más dilación, por la Junta de Calidad Ambiental, Recursos Naturales y la Agencia Federal de Protección del Ambiente. Ayer domingo tuve oportunidad de visitar a Guánica y Ensenada en compañía de mi esposa Aidita y de Julio Víctor Ramírez, hijo, y la situación del barrio Guaypao, nos conmovió. No acostumbro hablar negativamente del lugar donde tuve la dicha y el honor de nacer, pero ocurren asuntos que no podemos callar. Si alguien se siente ofendido con esta observación, lo lamento mucho. Ensenada es un lugar precioso, pero surgen detalles que no se pueden pasar por alto. Mi respeto y afecto a todos los compueblanos que residen en Guaypao”.