Llegó el momento… ¡A votar!

En su columna, el licenciado Alfredo Ocasio insta a la participación en el Plebiscito del 11 de junio.

En su columna, el licenciado Alfredo Ocasio insta a la participación en el Plebiscito del 11 de junio.

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

Mañana, a esta hora, se abrirán los colegios electorales para recibir a los electores que ejerceremos nuestro derecho sagrado al voto. ¡Que nadie te intimide!

Hoy, aquellos que hacen 77 años atrás le dijeron al pueblo “¡Sal a votar!” “¡No vendas tu voto!”, son los que ahora llaman a un boicot; a que no votes y dejes que otros decidan tu futuro por ti. Más aún, son los que ahora amenazan a los suyos con botarlos de sus trabajos si se atreven a votar. Los mismos que en aquel entonces criticaron a los que encerraban a la gente para que no votaran, son los que ahora encierran a sus votantes para negarles el derecho al voto.

Por eso hoy, hermano popular, te pido que rompas las cadenas de la mentira que te han vendido por tantas décadas estos mercaderes de la miseria. Mientras a ti te dieron migajas, ellos se hartaron con tu dinero. Que mañana el sol salga derritiendo las cadenas y quemando las sogas con que el liderato colonialista pretende amarrar tu voto. Mañana es el día en que nos liberaremos del partidismo colonial y nos encaminaremos a un mejor futuro.

alo & john oferta pizzas

Ven, acompáñanos en esta ruta de progreso, paz, bienestar, democracia y libertad que es la Estadidad.

Mañana daremos un mandato. Que quede claro, es un mandato para pedir la Estadidad al Congreso de nuestra nación. Mi voto mañana no es para ir al Congreso a hacer una campaña de “educación” como algunos creen o pretenden. ¡ES PARA EXIGIR LA ESTADIDAD!

Los tiempos requieren de hombres y mujeres dispuestos a hacer lo que se tiene que hacer. Por eso, el pueblo exige que a partir de mañana, y en un plazo no menor de 48 horas, esté radicada en la Cámara de Representantes y el Senado de los Estados Unidos de América una petición para que se admita, de manera inmediata, a Puerto Rico como estado de la unión. No hacerlo es un crimen y dejaría claro a todo el pueblo que el liderato del PNP es más colonialista que el PPD. ¡Queremos la Estadidad AHORA! No mañana y no en el 2025. ¡AHORA!

¡Estadista, levántate y exige! Basta ya de esta sumisión. Exígeles a tus líderes que hagan lo que tienen que hacer por la Estadidad!

Así que ¡A VOTAR! ¡A VOTAR! ¡A VOTAR!

Acabando con otro mito: La estadidad para Washington, D.C.

Manifestantes pro estadidad en Washington, D.C. (Archivo).

Manifestantes pro estadidad en Washington, D.C. (Archivo).

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

Las menguadas fuerzas nacionalistas antiamericanas en Puerto Rico, habrán de utilizar cuanta mentira puedan inventar para tratar de parar la inevitable Estadidad para la isla. Es por eso que quiero de antemano romper con las mentiras y los mitos que habrán de utilizar, para que ustedes estén preparados y puedan refutar todas las mentiras que se avecinan.

Hace varios años que los nacionalistas (populares e independentistas) pregonan que antes de darle la Estadidad a Puerto Rico, se la darán a Washington, D.C. Tal argumento me hacía reír, hasta que descubrí que líderes supuestamente estadistas, le compraban el argumento a esta gente.

Casa Mia nuevo 1

Para poder entender que esto es una mentira, tenemos que, nuevamente ir a la Constitución de los Estados Unidos de América y la historia.

El Artículo I, Sección 8, de la Constitución establece que el Congreso tendrá jurisdicción exclusiva sobre un distrito, a crearse en terrenos cedidos por ciertos estados, destinado a ser la sede del gobierno federal.

Una vez ratificada la Constitución y George Washington fuera electo Presidente, como no se había creado el distrito, la capital de la nación se rotaba en varias ciudades en lo que se creaba el distrito. Finalmente, Washington seleccionó para la creación del distrito, los terrenos al sur del estado de Maryland y al norte del estado de Virginia, en una curvatura del rio Potomac. Se le encomendó al arquitecto francés Pierre L’Enfant el diseño de la sede.

alo & john almuerzos

El distrito originalmente comprendía el poblado de Georgetown, el condado de Arlington y la ciudad de Alexandria. Posteriormente, los terrenos cedidos por Virginia le fueron devueltos. Al distrito creado se le nombró District of Columbia y la ciudad allí creada se le denominó Washington, en honor al primer presidente.

Como verán, es clara la intención de los padres fundadores de la nación, y de la Constitución, que la sede del gobierno federal nunca podrá estar ubicada en un estado en específico. Tiene que estar en un distrito que no sea propiedad de ningún estado, sino del gobierno federal.

Siendo esto así, la estadidad para el Distrito de Columbia es constitucionalmente imposible, pues de concedérsele habría que enmendar la Constitución, lo cual es un proceso que requiere la aprobación de 2/3 partes de ambas cámaras del Congreso y 3/4 partes de todos los estados, o mudar la sede del gobierno federal a otros terrenos que deberán ser cedidos por algún estado, lo cual es económicamente imposible.

Así que ya saben. Cada vez que un popular o un independentista les venga con el cuento de la estadidad para Washington, D.C., no caigan en el engaño ni le sigan el juego.

 

El licenciado Alfredo Ocasio es abogado en la práctica privada. Este artículo fue publicado en su cuenta de Facebook.

Columna: La verdadera historia de Oscar López Rivera

Oscar López Rivera (Fotocomposición).

Oscar López Rivera (Fotocomposición).

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

Desde hace varios años, medios de comunicación y personeros del separatismo llevan a cabo una campaña mediática, tipo “Paz para Vieques” para la liberación de un supuesto “preso político” llamado Oscar López Rivera. La campaña se basa en que esta persona fue hallada culpable por asociación de sedición por su supuesta relación con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

Ciertamente, esta campaña se basa en el supuesto de que los puertorriqueños tenemos memoria corta; no leemos ni tenemos la capacidad de hacer una investigación sobre las cosas. Dado a que los eventos criminales en que se vio involucrado el señor López, ocurrieron hace 40 años, es necesario refrescar la memoria de muchos, inclusive al actual presidente del PNP que endosa la liberación del señor López.

El señor López es presentado por el periódico El Nuevo Día como un abuelito tierno quien desde la cárcel le escribe cartitas a su nietecita y que está preso solo por ser independentista ya que nunca estuvo involucrado en ningún hecho de sangre ni le causó daño a nadie. Tal afirmación es totalmente falsa.aquaviva semana 15 - 19 de julio 2015

En el 1999, la administración Clinton, buscando congraciarse con el congresista Luis Gutiérrez de Chicago (la FALN estaba basada en Chicago), le ofreció al señor López clemencia ejecutiva, la cual el señor López rechazó, urdiendo la mentira, que ahora se repite en esta campaña, como justificación para el ofrecimiento.

Debido al cambio de la administración Clinton sobre la política contra el terrorismo (lo que eventualmente llevó a los hechos del 11 de septiembre de 2001), la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos realizó una investigación y a continuación les doy un resumen de los hallazgos contenidos en el informe 106-488, de fecha 10 de diciembre de 1999, la cual desmintió totalmente a la administración Clinton.

La FALN, era un grupo terrorista del cual el señor Oscar López Rivera era uno de sus líderes principales. El señor López fue convicto, luego de celebrársele un juicio, de delitos que envolvían hechos de sangre que provocaron daño físico a personas. Cumple con una condena de sobre 70 años de prisión por los delitos cometidos. El señor López fabricó bombas, fue parte principal de una organización terrorista dirigida al derrocamiento del gobierno de los Estados Unidos y los crímenes que cometió justifican su sentencia.

El informe concluye que Oscar López Rivera es una persona violenta; es un terrorista.

La razón por la cual el señor López rechazó la clemencia que le fuera ofrecida por el Presidente Clinton fue esta contenía como condición que el señor López renunciara a cometer actos de violencia en el futuro. El señor López se negó a cumplir con dicha condición.

Además de los crímenes que cometió como miembro y líder del grupo terrorista FALN, el señor López urdió dos intentos de fuga de la cárcel federal donde se encontraba. En uno de dichos intentos, y de acuerdo al testimonio de testigos y grabaciones de sus propias declaraciones, el señor López pretendía, como parte de su plan, volar la cárcel en donde se encontraba utilizando los explosivos plásticos más poderosos conocidos militarmente, acribillar a balazos con armas automáticas a los guardias penales en las torres de vigilancia y lanzar granadas a aquellos guardias que lo persiguieran en su fuga.

Para acometer su plan, Oscar López Rivera conspiró para asesinar a varios confinados que amenazaron a su cómplice Richard Cobb; conspiró para asesinar al confinado George Lebosky después que sospechaba que éste pudiera delatarlo; y, conspiró para asesinar al traficante de armas Michael Neece con el propósito de obtener las armas que necesitaba para llevar a cabo su plan.

El señor López puso en ejecución un plan para obtener para su intento de escape lo siguiente: granadas de fragmentación, granadas de humo, granadas de fósforo, ocho rifles M-16, dos silenciadores, 50 libras de explosivos plásticos C-4, ocho chalecos anti-balas, 10 detonadores para usar con explosivos plásticos y 100 peines con 30 balas, cada uno, para uso con armas automáticas.

En su evaluación, el oficial probatorio de Oscar López Rivera concluyó que el remordimiento por los actos cometidos, la rehabilitación y la conducta positiva en él, era mínima o inexistente; que él ha demostrado un sostenido y consistente compromiso con el uso de la violencia y las armas; que está dispuesto a utilizar cualquier medio para obtener su libertad con el propósito de derrocar los principios del gobierno de los Estados Unidos; y que para el señor López Rivera la vida humana no tiene valor alguno con tal de lograr su propósito.

Oscar López Rivera era parte de la espina dorsal de una organización terrorista que asesinó a un número de personas, plantó sobre 130 bombas y es testigo de asesinatos que no se han esclarecido por su negativa a cooperar y ofrecer testimonio para sus esclarecimientos.

Oscar López Rivera, junto a la FALN, estuvo envuelto en 72 atentados terroristas con bombas, 40 ataques incendiarios, ocho tentativas de actos terroristas con bombas, 10 amenazas de bombas, cinco asesinatos, causó heridas a 83 personas y pérdidas a la propiedad de sobre $3 millones.

Oscar López Rivera estuvo directa y personalmente envuelto en estos ataques con bombas y ataques incendiarios desde temprano en la década de los ’70 del siglo pasado; era un reclutador de terroristas, entrenador en la fabricación y uso de bombas, sabotaje y otras técnicas de la guerra de guerrillas.

Estableció a través de la nación guaridas y fábricas de bombas en donde escondió cientos de libras de explosivos, detonadores, aparatos de detonación retardada, armas, municiones, silenciadores, escopetas recortadas, disfraces, documentos de identidad robados y alterados, al igual que dinero producto de robos, así como vehículos de motor hurtados.

Como vemos, el señor Oscar López Rivera no es ningún preso político. Es un criminal violento y desalmado. Es un terrorista de la misma calaña que los que perpetraron los eventos del 11 de septiembre de 2001 y el bombazo de Boston.

Decir que el señor López Rivera es culpable por asociación, como expone esa campaña mediática, es el equivalente a exculpar a Osama Bin Laden de responsabilidad por el asesinato de gente inocente porque él no estaba allí o no guiaba uno de los aviones que se estrellaron contra las Torres Gemelas.

Le pido a todo aquel amante de la paz y del reino de la ley y el orden que no respalden esa campaña mediática basada en la mentira y el engaño. Especialmente le pido al Comisionado Residente Pedro Pierluisi a que de inmediato retire su apoyo a la liberación de este criminal.

El Partido Nuevo Progresista (PNP), como institución, tiene que oponerse a esa campaña de falsedades y mentiras. Nadie que se respete a sí mismo en el PNP puede apoyar esa causa y me sorprende que ninguno de esos líderes haya hecho lo que yo hice: simplemente buscar la información y publicarla.

LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES.

Nota: El licenciado Alfredo Ocasio es abogado y analista radial en la emisora Notiuno.

 

Las columnas, colaboraciones y comunicados de prensa publicados por LA CALLE Digital son de la entera responsabilidad de sus autores, pues representan su opinion y/o la información que proveen. LA CALLE Digital, sus editores ni sus auspiciadores se solidarizan necesariamente con el contenido de los escritos.

 

san rafael coop gastro 2